QUOTE


Cuentas saldadas

09 agosto 2011

(los comentarios sehabían cerrado solos, perdón! ahí están y gracias a quienes me avisaron!)

Estaba leyendo esta nota de Lety, de Criando Creando y recordé algunas cosas que me gustaría comentar con ustedes.
Como muchas de las que se acercan a leer por acá saben, yo tuve problemas con mi lactancia y no pude solucionarlos. Desde los cuatro días de vida tuvimos lo que se llama una "lactancia mixta", Gui tomaba teta y fórmula :(. Cualquiera pensaría que en mi embarazo no me había informado nada. Bueno, la verdad es que sí había buscado algo de información sobre lactancia, pero recuerdo que en una de las páginas que leí decía algo así como "mientras estés segura de querer amamantar, vas a poder, porque todas podemos". Bueno, me dije, debe ser fácil así que seguro puedo hacerlo. Pero claro, nadie me había hablado nunca de los probables problemas que podrían surgir y llegué al puerperio emocionalmente frágil, dependiente de las opiniones de los demás y sin ningún Plan B a la vista. Hacia mediados del 5to mes Guille empezó a rechazar el pecho y fue el principio del fin. No llegamos ni a los seis meses :(
Por esa misma época me encuentro ocasionalmente con el libro La maternidad y el encuentro con la propia sombra de Laura Gutman y junto con su lectura, me derrumbo. Unos días después le detectan a Gui el problema en las caderas y debemos colocarle el arnés. Fue traumático, pero a la vez siento que tuvimos la oportunidad que se nos dio de conectarnos, de tenernos a upa y de volver a vivir esos meses del principio en los que yo andaba como drogada, distante (de mi hija y de todo). Detrás de Laura Gutman vendría lo demás: blogs y foros de crianza natural y la temida verdad: realmente podría haber amamantado el tiempo que quisiera (o que quisiéramos Guille y yo) si hubiera tenido información mejor y ayuda cercana. Después llegué a la Liga de la Leche y me di cuenta de que la ayuda que necesitaba la había tenido ¡cerca! Me fui al fondo, lloré mucho, me hice cargo de mis propios errores y lo primero que se me ocurrió fue "voy a tener otro hijo para hacerlo BIEN esta vez". En ese momento, promediando mi puerperio, me parecía super lógico y natural tener otro hijo para sanar viejas heridas. Por suerte, pasaron muchas cosas en el medio y pude empezar a mirar desde afuera y reflexionar.
Lo primero que pasó es que Guille creció y con ese crecimiento muchos miedos se fueron desvaneciendo. Ese vínculo que no habíamos formado durante los primeros meses, lo reconstruimos usando otras herramientas. Mi puerperio empezó ser más llevadero y por fin vi la luz del otro lado del túnel. Y de pronto esa tristeza por "todo lo que no fue" se desvaneció, ya no sentía el pecho hundido al recordarme llorando con mi beba de 20 días en brazos. De a poco me di cuenta de que había podido sanar mis heridas criando a mi hija dentro de un marco respetuoso y amoroso. Si, obvio que en algunos momentos de estos años me desbordé o que estuve cansada o que se me escapó un grito. Pero la intención siempre fue criarla en libertad.
A todo lo que pasó lo ubiqué en el lugar que le correspondía: la cesárea programada por podálica fue la consecuencia de mi desconexión total con el embarazo, nuestra corta lactancia fue un camino hacia el descubrimiento de otras maneras de criar, los meses que Guille pasó en el cochecito fueron subsanados con mucho upa por su displasia de caderas. Así, no me quedaron cuentas grosas por saldar con mi maternidad. Claro que a veces me enojo conmigo misma por mis reacciones dramáticas ante cualquier situación (es un mal familiar jaja) o que siento que "ya no puedo más".
Llegué a este embarazo sintiéndome muy libre de todo eso que pasó, porque todo tuvo un lugar y un sentido. Me sirvió para seguir adelante. Y fue una época hermosa, de mucha transformación y crecimiento. Entre tanto llanto nocturno me saqué una a una las espinitas (chupate esa metáfora jaja), no sólo las que me generaron mis errores durante los primeros meses de Guille, sino también muchas heridas de mi propia crianza.
Voy a parir a este hijo, pero no porque quiera sanar el nacimiento de mi hija sino porque creo firmemente que es lo mejor para él y para mí. Voy a amamantarlo todo el tiempo que ambos deseémos, pero no porque a mi hija no la amamanté tanto tiempo, sino porque sé que la teta es lo mejor para un bebé desde todo punto de vista (y porque tengo ayuda cercana y porque no voy a permitir que ningún pediatra se meta con mi lactancia). Voy a tenerlo mucho a upa desde el primer día, pero no porque a mi hija la dejaba bastante en el cochecito durante los primeros meses, sino porque tengo ganas de tenerlo mucho a upa :) Voy a intentar hacerlo bien esta vez, pero no porque necesite remediar algo, sino porque no concibo otra forma de hacerlo ahora que . Vamos a ser padres nuevamente porque deseamos profundamente a este hijo, no porque necesitemos sanar nada ;-)
¿Me preocupa que mi hija no haya tenido todo lo que voy a darle a este hijo? Para nada, porque se lo di de otra forma, curé mis propios errores en su crianza :) La veo a Guille tan grande y tan feliz que no creo que le falte nada, no creo que le falte amor. Y aparte también es un camino que hago por ella y por otras mujeres. Porque sé que si conseguimos cambiar el paradigma, mi hija no va a tener que bramar para que respeten el nacimiento de mis nietos, sé que no va a tener dificultades para amamantar porque va a crecer escuchando que todas podemos con información y apoyo.
¿Cómo voy a tener cuentas pendientes con mi maternidad si fue Guille la que me dio el sacudón y consiguió despertarme de esa "anestesia social" en la que me encontraba? ¿Si me propuso un camino porque no se cansó de reclamarme hasta que no pude hacer otra cosa que escucharla? 

Y ustedes ¿cómo se sienten con sus maternidades?¿Se sienten heridas aún en algunos aspectos o las heridas han ido suavizándose? ¿Hay cosas que creen que les "quedaron pendientes"?

(vieron que volví)(jijiji)
luisina reloaded jajajaja

17 comentarios

  1. Luisi siempre me hacés llorar. Te dejé un premio en mi blog.

    Quiero antes que nada decirte que contás con todo mi apoyo para darle la teta a tu próximo bebé. Vos sabés que no es tarea fácil así que acá estoy para no que necesites...

    Mi hija vino a suavizar muchas de mis heridas. Heridas de mi niñez. Justamente ese libro que nombras fue el libro que me permitió ser la mamá que siempre soñé ser y salirme de años y años, generaciones y generaciones, de violencia y abuso infantil... Como vos también decís, cada tanto no puedo más del cansancio, pero la miro a mi hija y me sacude, me despierta a la vida y al amor!!

    Te mando un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  2. Que post, Luisina reloaded! :)
    A mi me pasa a veces que siento que no puedo con "lo que aprendi que hay que hacer" y no me siento capacitada para otro hijo...
    Cosas que me replanteo son: en primer lugar, mi parto, porque si bien fue vaginal, fue inducido con prostaglandina y despues peridural. Y no me senti totalmente respetada. No es que fue un desastre y sufri un monton, pero tampoco estoy del todo satisfecha. Pero fue lo que en ese momento pude hacer, con mi miedo al dolor, a que le pase algo a la beba, etc... En segundo lugar, el tema de los portabebes, como muchas veces manifeste en mi facebook. Me arrepiento de haber usado bastante cochecito, teniendo informacion sobre otras alternativas...Y ahora me fui al otro extremo, lo guarde y lo detesto, jiji!
    Y como vos decis, a veces me enojo conmigo por ser un poco dramatica, por perder la paciencia....
    Me extendi un poco! Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola chicas!
    Pao: gracias! por emocionarte, por ofrecerme tu ayuda, es muy valioso para mi...no importa cuánta gente tenga alrededor, ver que hay alguien que se interesa en vos siempre me sacude ;-)

    Gi: ojo, que yo saldé las cuentas con mis propios errores, pero no perdoné del todo los errores de OTROS...sobre todo porque fueron errores intencionales, cosas que se hacen sin pensar...o para pagar las super modernas "neos" que tienen...por ejemplo, si Guille REALMENTE hubiera necesitado neo, no hubiera estado solamente 1 hora...la mandaron para facturarle el día completo a la OS, y eso me parece una irresponsabilidad TOTAL. Yo pude remontar el vínculo, no la lactancia...y me perdono mis propios errores con respecto al tema, pero a esta gente (que sigue actuando igual ante cada nacimiento)NO la perdono :( Con respecto al "otro hijo" vas a ver que cuando tu hija sea más grande el deseo va a aparecer (si es que tenés ganas de tener otro hijo, obvio), ahora por ahí sentís que con otro no podrías, pero hay una gran diferencia entre un chico de 2 años y uno de 3 ;-)

    Besos :)

    ResponderEliminar
  4. Buenisimo que volviste reloaded!!
    Estuve leyendo mucho tu blog, y a veces siento como que voy siguiendo tus pasos.
    Mi hijo tambien me "despertó", tambien hubo cosas que no me gustaron, que aprendi tarde, que se van sanando...

    ResponderEliminar
  5. Ay Luisi, me había olvidado cuántas cosas tenían en común nuestras maternidades... la cesárea por podálica! XD! si le habremos dado vueltas y vueltas a ese tema en FN!, y el famoso librito como disparador de todo lo que venía queriendo salir y no veíamos!

    Te entiendo taaanto con esto del segundo hijo, porque también sentí eso de 'querer tener otro para hacerlo bien' que suena a 'tiro este intento de dibujo que me salió feo a la basura y agarro una hoja nueva!, y también experimenté la revelación final de que eso no es posible, de que un hijo no sana las heridas que sentís en relación a otro!, con cada uno es una historia diferente... y también creo que (especialmente en casos de cambios dramáticos, como estos) cada minuto de una crianza diferente para el más chiquito, es posible gracias al más grande, así que el más grande se reviste de una magia particular, porque superó JUNTO A VOS todo eso, te acompañó, quizás sentimos que 'lo sufrió' pero también 'te bancó'! y, por suerte, cambiamos a tiempo para que con solo explicarles las cosas que nos pasaban, ellos también tengan la oportunidad de sanar lo que no supimos darles cuando recién nacieron.

    Vas a ver con cuánta naturalidad te salen las cosas con el segundo hijo, y que no te sorprenda seguir sientiendo que 'te equivocás' con el primero, parece que están destinados a allanarles el camino a sus hermanitos!

    Besos!!! Me encantó este post, casi me describe! :)

    ResponderEliminar
  6. MIca: gracias por tu comentario y qué bueno que esas heridas vayan sanando!

    Gise:ay! lo del intento de dibujo que salió mal me hizo matar de risa :P es así, en un momento yo como que me "encapriché"...y creo que ese encaprichamiento me ayudó a crecer bastante (irónicamente, no?). AY, nuestras cesáreas por podálica, FN y tantas cosas que recuerdo en ese camino tan incierto de tener un bebé, un primer hijito, ese experimento que, por suerte...es maleable! jaja! Sí, creo que va a ser más fácil el segundo...definitivamente :-)

    Besos enormes!!!!

    ResponderEliminar
  7. Tu post me hizo llorar mucho... Mi historia es similar a la tuya.
    Tuve un embarazo muy duro con hiperemesis hasta la semana 39, preclamsia y diabetes gestacional en las ultimas 2 semanas. Deseaba con toda mi alma poder tener un parto sin anestesia pero todo termino en cesárea de emergencia. Deseaba con todas mis fuerzas amamantar a mi hija mucho tiempo y solo lo logre 4 meses y medio y eso ayudada de formula. La poca ayuda que recibí, duras criticas y mis miedos arruinaron muchos sueños. Hoy día espero mi segundo hijo y aun los recuerdos me duelen, trabajo con terapias para poder perdonarme pues me siento muy culpable por haber sido tan conformista con respuestas de los médicos. Y solo se que haré todo lo que pueda para esta vez hacer todo mejor. Amo a mis hijos por igual y esta vez confiare mas es mi misma. No estas sola Luisi <3

    ResponderEliminar
  8. Hola Luisina,
    qué lindo post ! yo pase mas o menos por las mismas etapas que tu, tener otro hijo para hacerlo mejor. Ahora que lo tengo en brazos, lo que mas me sorprende es la serenidad, lo tranquila que estoy,lo que quiero es disfrutar su presencia, nada de traumas, aun con mi lactancia imperfecta. Y eso, creo que se lo debo a su hermanito mayor, lo veo tan feliz, grande y sano que me digo al igual que tu que no le falto amor a pesar de los teteros y de nuestros errores.
    Te deseo una lactancia feliz y tambien mucha tranquilidad y paz interior :)

    ResponderEliminar
  9. " ¿Si me propuso un camino porque no se cansó de reclamarme hasta que no pude hacer otra cosa que escucharla?"
    De esto se trata, ¿no? De las madres valienten que se atreven a recorrer el camino que sus hijos les trazan. Todos ellos han venido a enseñarnos tanto, a sanarnos tanto, y a tener la capacidad, como vos la estás teniendo ahora, de dar de este modo lo que cada uno de tus hijos necesitan. Celebro tu camino porque me resuena y porque de estas cosas es que está hecha la sanación del planeta. Te abrazo Luisi :)

    ResponderEliminar
  10. Luisi! Que bueno que te re cargaste y que este hijo ya sea borrón y cuenta nueva. No cometiste errores con Guille, te descubriste en el camino.
    Yo no siento que tenga cuentas por saldar. Quizá con el parto un poco, aunque haya sido natural y todo pasó en menos de cuatro horas sin complicaciones, me pegué un buen sustazo, simplemente porque tenía miedo a una situación por completo desconocida. Me queda por saldar llegar a ese momento sin estar atacada de miedo, y hasta ver un poco mas de que se trata.
    Con respecto a la crianza, te cuento yo tuve una infancia muy, pero muy dura. Cuando ella llegó yo simplemente estaba feliz de que pudiera tener todo lo que yo no tuve. por ejemplo una familia normal, con sus cosas pero que no inspirara a los locos Adams... jejeje Digamos que ya me sentí genial por poderla ver creciendo con gente que la amaba, una verdadera red. Mas allá de los brazos la lactancia, creo que eso es lo mas importante.

    ResponderEliminar
  11. Luisina reloaded, extrañaba tus entradas!!! Que lindo, seguis emocionandome! SOS SABIA MUJER! Cuanto laburo hay alli dentro.
    Te felicito y festejo q esos dos niños tienen una mama maravillosa. No me cabe duda de que Guille y ... seran dos personas hermosas, felices de tener esta mama que eligieron para su vida.
    Gracias por volver!!!

    ResponderEliminar
  12. Por fin vuelvo a mi ritmo. Me ha dado mucho gusto leer este post. Sentirte así tan segura ante la llegada de Felipe me alegra muchísimo.

    Guille y Felipe tienen una maravilla de mama.
    besos!

    ResponderEliminar
  13. Hola Luisina!
    Primera vez que te escribo, pero no que te visito... he venido a asomarme a tu espacio de vez en cuando, pero hoy me he animado a escribir porque tu post es HERMOSO!! Me encantó!!
    Yo también recibí una sacudida bárbara con mi primer hija y al igual que tú, es a ella a quien le agradezco la luz que trajo a mi vida... en todo sentido.
    Deseo que tu embarazo siga lindo y que tu bebé llegue a este mundo sano, fuerte y llene de más color y magia tu vida y a tu familia.
    Un abrazo desde México.
    Gina Mendieta

    ResponderEliminar
  14. Hola Luisina:
    Me emocionó mucho tu relato.
    Me gustó leer tus reflexiones, tu crecimiento...
    Una se siente tan fuerte ¡y tan vulnerable a la vez!
    Cada ser se merece lo mejor que le podamos dar. Tal vez nuestras propias exigencias nos hagan pensar que no llegamos a la perfección... pero... ¿existe tal cosa? ¿O es una utopía que sólo ilumina como un faro el camino que elegimos (o no) continuar?
    Cada niño es un mundo y con él lo creamos y lo recreamos.
    Las repeticiones no son posibles, aunque algunas a veces las deseemos, jejeje!
    Ahora les queda descubrir qué es eso de "ser cuatro" ¡todo otro desafío!
    Les deseo lo mejor...

    Lorena

    ResponderEliminar
  15. Luisina, me había perdido este post!Que gran análisis, y en cuánto em siento reflejada... Es un camino largo e importante el que nuetras hijas nos han mostrado,no? Quien iba a desirnoslo antes de ser madres!;)yO me alegro mucho de mi misma, por haberme dejado guiar. Veo que a vos te pasa lo mismo. Beso grande Luisi. Comparto el post en facebook, por si a alguna amiga embarazada la moviliza. ( Que así sea!)

    ResponderEliminar
  16. Uffffffffffff mi hija vino a sanar muchisimas cosas y es tan buena persona que me va dejando atravesarlas de a una.
    Me enseño que se puede dar de un modo en que nunca antes lo había podido ni imaginar y me mostró a cachetadas casi, que un gesto de amor es mucho más poderoso que un ejercito.

    me voy lagrimeando :)

    ResponderEliminar
  17. Magnífica, un placer, conmueve! gracias Lui! muy sabia!
    besos

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.