QUOTE


Navidad y ficción

13 diciembre 2009

diciembre 341

Papá Noel. Niñito Jesús. Reyes Magos.
Y un interminable debate acerca de si es lícito "mentirle" a nuestros niños. Primero, les cuento mi propia vivencia con esto y después mi opinión al respecto.
De las fiestas de mi infancia guardo recuerdos mezcados, no podría precisar a qué año pertenece cada uno: mis primos gritando que corriéramos a la esquina poque habían visto al Niñito Dios repartiendo regalos (a Papá Noel yo lo conocí de grande, de grande en serio: como a los 14 años escuché hablar de él, vivíamos en una ciudad chica y fui a un colegio religioso, tal vez eso lo explique; o lisa y llanamente: yo vivía en mi mundo...jaja), entrar al living y en la penunmbra apenas iluminada por las luces del arbolito encontrar el bebote yolibell, comida a mares, mi hermana mayor emborrachándose por primera vez con una copita mínima de sidra, la "mesa para los chicos" armada a un costadito, la mesa en la vereda, el calor, el pastito y el agua dejada para los reyes magos la noche del 5 de enero, constatar que los caballos se la habían comido, ver -escondida y en bombacha- cómo mi vieja tiraba el agua y el pasto, mi cara de "por fin te descubrí!". No puedo detectar un solo momento de tristeza o desilusión: ni mientras creí en que existían los reyes y el niñito, ni cuando me di cuenta de que eran mis viejos. Tal vez sea porque siempre adoré la ficción y la entendí como tal y me prendí en el juego.
Porque -y aclaro que esto es sólo mi opinión al respecto- de eso se trata: de jugar. Y eso es una de las cosas que más nos gustan en casa. Básicamente, creo en el poder de la ficción y en el arte de narrar -como buena profe en letras- ¿cómo no me va a gustar la historia de Papá Noel? La ficción es plantear un mundo diferente al real, con reglas propias y eso no es de ninguna manera mentir. Me da mucha lástima cuando mis alumnos leen un cuento y me dicen "Pero eso es mentira": "No, es ficción!", es el poder de la imaginación humana y a mí me conmueve. Es un juego para almas aventureras. El universo de la ficción nos pide que nos arriesguemos a que, en algún momento, el juego se acabe: el temible final del juego. Somos libres de arriesgarnos o de no hacerlo.
Si el juego está hecho con honestidad, respetando la lógica del arte de la narración, sin intenciones de manipular a los niños (el horroroso "si te portás mal no viene papá noel"...ay!), con ganas de jugar y arriesgándonos a que es posible que exista una cierta dosis de desilusión al cerrar el libro: ¿qué mal puede hacer?
Y los cuentos no siempre terminan, o al menos no siempre lo hacen mal.
Recuerdo con fuerza una navidad de hace 6 o 7 años: mi tío se disfrazó de Papá Noel para sus nietos. Cuando lo vi bajar la escalera, vestido así, flaco y con un almohadón en la panza, en ojotas (¡!) y con la bolsa de regalos: casi me hago pipí de la emoción. Me corrió un escalofrío en todo el cuerpo porque era cierto: Papá Noel estaba ahí y me daba un pequeño presente con una sonrisa de oreja a oreja y un guiño que aún hoy me llena el corazón.
Siempre vale la pena dejarse llevar por el poder de una buena historia. Y jugar...y hacerlo con ganas, no "porque todos lo hacen", o "porque siempre se hizo".
Así jugaremos en casa, ¿y a ustedes?¿les gusta la ficción o creen que es mentir?

17 comentarios

  1. Me encanto lo que escribiste!! Cuando era chica era una mezcla de Niñito Jesus-Papa Noel lo que llegaba a mi casa y nos hacian ir a la esquina aver como pasaba el trineo sobre las casas y conmi hermana jugabamos a quien gritaba primero: "¡Lo vi, lo vi!" Los reyes era magicos, jeje, ademas de magos, y el que lo camellos se comieran el pasto y bebieran nuestra agua tambien. Desde hace unos 15-18 años, no puedo precisar con exactitud, alguien de mi familia se viste de Papa Noel (con un traje de tafeta roja y blanca que mando a hacer mi mama asi que imginense lo raido que esta despues de tantos años!) minutos antes de las 12 y sale por una puerta que no esta a la vista de todos y llega a la puerta prinicipal de la casa de mi mama agitando una gran campana. Para que decir el revuelo que se genera cada vez, grandes y chicos, a todos les brilla la mirada,por la ilusion, por los presentes, por los que no estan. Y han sido varios los que se han vestido de Papa Noel, no me gusta decir "disfrazado", algunos eran delgados como esparragos y llenos de almohadones, en ojotas tambien, alpargatas, con el pantalon tipo pescador, etc, jajja y nada importaba, la esencia era la misma. Al fin y al cabo la ilusion sigue intacta esperando el "tilin, tilin" que anuncia su llegada. Creo que este año le va a tocar a Gusti vestirse ya que Juan Patricio va a ser el mas pequeño de la celebracion. Asi que las reglas del juego ya estan instaladas. Me hubiese encantado jugar de esta manera cuando chica.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la ficción, no creo que sea mentir mas vale es alimentar la imaginacion de nuestros hijos, ademas la historia de Papa Noel y del Nino Dios no es ficcion, paso alguna vez (?), en todo caso leyenda, o lo que eligan creer.

    Yo por ahora le cuento la historia de ambos, sin manipularla con ellos obvio y a medida que crezca y empiece a preguntar (como yo cuando le decia a mi vieja "pero como suben los camellos a un piso, 12, en el ascensor no entran" ja! veremos como seguimos, creo que la mayoria de nosotros lo fue descubriendo de a poco y no te desilucionas, forma parte de crecer :)

    ResponderEliminar
  3. Vero: qué lindo todo lo que contás...gracias por compartirlo!!

    Pao: la "ficción" puede contar historias que han pasado en realidad...porque ficcionalizar no es mentir...sino "procesar" un hecho por medio del lenguaje: lenguaje y realidad están hechos de sustancias diferentes...mmm es bastante complejo el término, pero por eso digo que estas historias son ficcionales, aunque hayan pasado: las leyendas también lo son, y los mitos y toda la literatura está hecha de "ficción"...porque está hecha de lenguaje. Así, la historia del "Niñito" narrada como la puedo narrar yo es ficción...aunque haya pasado y aunque la cuenta de manera realista ;-) Yo voy a hacer como vos: cuando ella misma empiece a preguntar veré para qué lado vamos...dejándonos llevar!

    Besos a las dos!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encantó lo que escribís. Yo no lo había pensado nunca asi, pero sabés, me enseñaron que es "mentir" y por eso, me dijiero que papá noel no existía a los 5 años, solo para que lo sepamos antes que las compañeras de la escuela, y que no les vayamos a decir 8a mis viejos) que eran mentirosos!! -palabras de ellos-

    Yo, amo esa ficción (que hasta que te leí la llamaba mentirita, pero desde hoy la llamaré ficción), mi nene de 8 años, sabe que los regalos los compramos nosotros, lo sabe porque se dió cuenta solo, pero nadie miente, él "juega" a que cree, se rie, espera ansioso, justo el otro día comentabamos con mi marido eso, que Juampi lo sabe, y le encanta igual, se divierte y está esperando la navidad con muchísimas ganas, es más, me preguntó si podía comprarle él algo a los hermanitos y "hacer de cuenta" que fue papá noel! ya la cazó, y sigue el juego, y es HERMOSO!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Que lindo como lo describis.En mi caso me entere de muy chiquita y me senti muy mal, pero no por saber que no era cierto, sino porque yo queria creer y soñar que existia, pero todos los grandes me decian: vos sabes que no existen. Hubo muchas navidades que no recibimos nada(la situacion economica) y encima no nos dejaban creer en algo tan lindo y que reconforta el alma. No lo hacian de malos solo que pensaban que doleria menos que no creyeramos en fantasias y no nos ilusionaramos con algo que no pasaria. Lo que muchos se olvidan es que la navidad es un momento muy lindo y especial para juntar a la familia, amigos y empezar de nuevo en el caso de distanciamientos y peleas. Sin hipocresias, poniendole un poquito de ganas de cambiar y mejorar. Quizas en esos dias la magia es mas fuerte y las cosas imposibles y inimaginables se pueden realizar, soñemos un poquito quien dice que cuando despertemos en la mañana papa noel y el niñito nos hayan hecho un gran regalo.

    ResponderEliminar
  6. Luisina, me encanta como siempre leerte, pero esto de las navidades que nos cuentas, me hace recordar mucho a mi también...

    Igual no me desilucioné, ni siquiera puedo recordar el momento exacto en que me di cuenta que no había Santa Claus, tal vez siempre lo supe y solo seguí el juego.

    ResponderEliminar
  7. yo creia en papa noel y en los reyes magos, no se muy bien en que momento supe que no existian, sí recuerdo que fue mi mamá (influenciada con su marido que no era mi padre) quien me lo contó. mi mamá fue siempre una "pincha globo" nunca nos dio ilusion de nada, supongo que por sus propias experiencias no se....
    recuerdo bien, juntar el pastito, y levantarme al otro dia, y encontrarme muuuchos regalos...
    mi hija cree en papá noel,ya le escribio la carta y a los regalos hasta el 24 a la noche no los ve. en casa siempre alguien se disfraza,y aparece en el patio con la bolsa (de consorcio por cierto) y hoy con 31 años sigo emocionandome, ver esos ojitos sorprendidos, ilusionados, sonrientes.
    tenemos una pareja amiga que a sus dos nenas (6 y 4) le dijeron la verdad desde siempre porque segun ellos es mentir, yo siempre dije que era parte de la imaginacion, como creer en las princesas o algo asi, bueno, segun ellos no.
    creo que se hace parte de la niñez...
    besos

    ResponderEliminar
  8. Yo ya te conté mi historia Luisina...yo pensaba (pienso?) como vos en esto. Es fantasía.

    El punto es que los niños no saben que están en una ficción, para ellos es realidad.

    Mis hijas lo tomaron muy mal (9 y 7 años). Lloraron sin consuelo y me trataron de mentirosa con frases del tipo "yo te creía" "Fui una estúpida" "no pensé que vos podías mentirnos así"

    Es un tema complicado. Dependerá de cada niño y de cada padre, como en todo.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola chicas! Gracias a todas por participar...me encanta cuando hay ida y vueta :)
    Veo varias situaciones...la que más me llama la atención es la de Viole, claro que creo que es un tema complicado. Ojo, pensar que es una ficción...no implica que no sea complicado y que no tenga una cierta dosis de desconsuelo...y claro que cada padre verá cómo lo maneja con su hijo. También me parece que está bueno ir "deslizando" la verdad y no sentar a los chicos y explicarles: "Papá Noel soy yo" (ojo, no digo que vos lo hayas hehco así, pero veo que fue el caso de algunas de las chicas). Es decir...ir dejando "pistas" desde que comenzamos con el juego. Hoy en día yo veo muuuuchas pistas: por ejemplo ¿cómo pensar en que papánoel es algo verdadero si en cada shopping hay uno? eso desmaterializa bastante la fantasía. Yo no me las sé todas...recién empiezo en esto y claro que me da cierto temor cómo lo vaya a tomar Guille...porque de eso hablo en el post: y bueno, me arriesgo como lo hiciste vos. lamento que les haya quedado esa sensación Viole! Realmente me duele un montón pensar que algún chico pueda salir lastimado :(
    Hay algunas de la schicas que comentaron que sus padres se lo contaron tempranamente o desde el principio porque "no querían que creyeran en cosas que no existen" eso francamenbte me parece terrible, pero ven...cada uno lo toma de manera diferente y es muy difícil hacer un comentario acerca de lo que "debería hacerse", por eso les cuento mi opinión...tal vez eso cambie con el tiempo...nada es para siempre ;-) También piensen que soy la más chica de mi familia...y que me enteré bastante temprano debido a eso...tal vez influya. Igualmente quiero decir que, por más que sea un tema de chicos...es algo muy importante y profundo y creo que merece que pensemos para qué lado disparamos ¿no? porque no es un tema simple: implica complicidades y sistemas de honestidad/deshonestidad si el niño no lo interpreta como un juego...

    Chicas, acerca de la abundancia de papánoeles por todoooos lados: me tienen harta! jajajaja. Es que verlo así no genera tanta ilusión como ver por ejemplo un papánoel saludando desde lejos, o dejar cerca del arbolito una gorra (uy! se la olvidó papá noel cuando salió corriendo!), o como la liebre de los huevos de pascua, mi vieja me decía: le vi la patita! :)

    Besotes a tod@s!!!

    ResponderEliminar
  10. Diste en el punto Luisina, mis hijas se enteraron de golpe. "Papa Noel son los padres" así. Pero ¿por qué?

    Porque no se avivaban nunca! y en la escuela a la mayor le decian ¿pero sos tonta? ¿todavia crees en Papa Noel? y ella decía "sí, mi mamá no me mentiría en algo así".....o peor, ella les decía "no, no creo" y me contaba (mami, yo les digo así pero en realidad sí creo, no que existe?)

    Y le tuve que decir la verdad, a secas. Por eso, me animo a sugerir que se mantenga la fantasía plena mientras son bien chiquitos, y que después se dejen muchas pistas para que se den cuenta solitos.

    Con Ema pienso hacer así. Y no tanta barullo ni puestas en escena para que crea (como hicimos con las mayores). Lo más lindo es que las grandes ahora me dicen: Mamá! por favor hacele creer a Ema! que fue tan lindo!

    ResponderEliminar
  11. Me gusto mucho la manera en que lo expusiste, y si, al menos a mi y a mis hijos nos gusta la ficcion, asi que habra Papa noel por siempre! aunque ya son grandes y saben la "verdad" de la ficcion, jajaja.
    De chica, no solo yo sabia que PN no existia sino que ni siquiera regalos recibia, por lo que me sentia sumamente idiota cada vez que me preguntaban que me habia traido PN, y en mi caso, me daba tristeza saber tanta "verdad" siendo tan chica, ya habria tiempo de verdades. Este es tiempo de ilusion, de encanto...
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Gracias por lo de bombón! jaj sabés que es un chico muy especial, pero bueno, eso es tema para otro post!
    Sólo quería comentarte que no soporto al papá noel de los centros comerciales, desde chica que veía el de "Favorita" y me daba tanto miedo, a pesar de que la primera vez que lo vi, yo tendría 4 años y aún creía, siempre supe que "ese" no era papá noel, y no entendía para qué había que darle la cartita a él, y menos sentarsele encima con lo timida que yo era (parecía boba de tan tímida...) y ahora por suerte mis hijos no lo soportan también, siempre dije y lo repito, jamás los voy a mandar a sacarse una foto con papá noel del shoping, a no ser que ellos me lo pidan desconsoladamente jaja, sino, nooo, no lo puedo ni ver, encima mi marido lo conoce y sabe lo que le pagan por sentarse ahí y asustar a los chicos, asique menos lo soporto, se lleva un monton de guita el viejo! (con todo respeto jeje)

    beso

    ResponderEliminar
  13. Hola chicas...perdón que no pasé antes a contestar ;-)
    Viole: al final tan mal recuerdo no les quedó...entiendo que en el momento debe haber sido terrible lo que te dijeron, pero si ahora insisten para que lo hagas con Ema...tal vez fue solo ese momento y les quedó un buen recuerdo ;-)
    Vane: yo tampoco me banco a los papá noel de los centros comerciales...jaja, igual es justo que cobren bien porque ponerse ese traje en pleno verano...por mucho aire que tengas...ayayay!! jajajaja...
    Romina: gracias por compartir tu historia con nosotros...es fuerte lo que contás de tu infancia :( Por suerte uno a veces se cura en sus porpios hijos...

    Besos a tod@s!

    ResponderEliminar
  14. Me encanta como lo escribes Luisina..yo pienso igual, los niños estàn àvidos de fantasìas no le veo nada de malo, y tampoco lo veo como "mentir"...porque en realidad depende de còmo lo maneje cada quièn, se presta sin duda a mentiras y chantajes "si te portas bien..." Pero habemos padres que nos limitamos a contarlo como un cuento màs, como una fantasìa màs sin usarlo para efectos personales de ningùn tipo, y claro, como en todo juego, dejando campo para que los niños al ir creciendo vayan saliendo solitos de la fantasìa y acoplàndose a la realidad (las pistas que dices, que siempre estàn y cuando son peques no las ven, cuando las vean no hay que taparlas con mentiras).
    Yo no creo en Santa, nunca creì, lo conocì de grande como tù. Pero los reyes los llevo en el corazòn, y aùn me ilusionan ;)
    Supongo que quien haya creìdo de peque en Santa o en el niño Dios le sucederà lo mismo.
    Un abrazo lleno de magia!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Ale! Exacto...así como lo decís vos es como yo pienso: proponerles la ficción y dejar pistas para que lo descubran de a poco, para que se hagan preguntas...y cuando finalmente nos pregunten no mentirles...porque es lógico que en algún momento la ilusión llegue a su fin, como cuando cerramos un libro ;-)
    Un beso grande para vos y feliz navidad!

    ResponderEliminar
  16. Hola Luisi,

    Me encanta tu punto de vista... Aún estoy en ese debate y leyendo opiniones sobre el tema porque no me lograba decidir. Creo que tu punto es el más equilibrado que he leído hasta el momento. Ni radical manipulador (pórtate bien que sino no vienen los Reyes/Papá Noel/El Niño Jesús), ni mentir, ni dejar al niño completamente fuera de lo que viven todos los demás (Papá Noel soy yo, a tus amigos les mintieron).

    Compartí un artículo radical (no les mientas, etc.) en mi FB, y se armó un gran debate al respecto, jeje. Si quieres entrar a comentar, me encantaría :)

    De todas maneras, comparto tu artículo porque de corazón creo en la magia y creo que es sano que los niños la vivan y crean también... se podría contar la navidad como una buena historia, como sugieres :)

    Me gusta, me gusta! Un abrazo y gracias por escribir tus reflexiones.

    Louma

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.