QUOTE


9 meses

26 junio 2012

Hoy Emilio cumple 9 meses. Sí, 9 meses ¡ya! 
Desde hace algunas semanas, miro asombrada cómo empieza el lento camino de despegarse de mi, de tomar conciencia de su individualidad. Y no deja de sorprenderme. 
Emilio es muy distinto a Guille. Y eso me tomó desprevenida, porque yo me imaginaba que iba a ser la versión bebé de su hermana. Y no, es totalmente distinto, tanto físicamente (se parece al abuela paterno, y mucho!) como desde el punto de vista de su personalidad. Estuvo durante 3 meses enteros exclusivamente en brazos. Eso fue posible porque coincidió con el tiempo en el cual David estuvo desempleado, así que o estaba en mis brazos o estaba con el padre. Cuando David empezó a trabajar, lo dejé un día en el cochecito y me miró feliz, cuando se cansó de estar ahí lloriqueó y lo levanté. Y así ha sido desde ese momento: mochila ergonómica, fular, bandolera o cochecito. Y en todos los casos él tiene su sonrisita siempre dispuesta. A los 5 meses lo empecé a dejar en el piso y se entretenía muchísimo con sus juguetitos, empezó a experimentar el gateo a los 6 meses y ya hace mucho tiempo que lo domina a la perfección en velocidad y dirección ;-) Y hace unas dos semanas, contra todas mis expectativas, empezó a pararse. Y no para. Arrastra sillas, le da de costado a lo largo del sofá y cada dos por tres se da terrible cocazo contra el piso (pobre mi bebé). 
Es cierto que yo me encargué de dirigir su personalidad intrauterina -jejeje- diciendo a quien lo quisiera escuchar, que este iba a domir. Y así fue, Emilio dormía 6 horas seguidas a la semana de vida (siempre de noche), y 9 horas seguidas a los dos meses. Sí, tomaba algo de teta en esas horas, pero como dormimos juntos desde que nació, nunca nos despertamos. Ahora ya no toma tanto de noche, recién a eso de las 7am se prende y así tira unas dos horas más. Si en la casa hay silencio, es capaz de pegarle duro y parejo hasta las 10. Ahora que está en este proceso de expandir sus desplazamientos, se duerme más tarde. Es como que no quiere resignar ni un minuto de aprendizaje. A veces se duerme y a los dos o tres minutos se empieza a mover, se arrodilla (aún agarrado de la teta, auch!), abre los ojos, sonríe y ¡quiere salir gateando! Pero en general a eso de las 11 ya está dormido. Guille para ese entonces ya anda por el segundo sueño y él insiste en treparse a la hermana, tironearle los pelos y babosearle la cara.
Toma teta tranquilamente. No es un desaforado de la teta, de esos que cada media hora toman, pero sí viene bastante a pedirme: sobre todo cuando tiene sueño o se cae y su forma de consuelo son unos minutitos de teta. Hace un tiempo empezó a morderme, pero entendió rápido que la teta no se muerde (por suerte, porque es un dolor de los feos!).


Tiene 3 dientes inferiores y aún conserva sus ojitos celestes. No sé si le cambiarán o no. A Guille le cambiaron después de los 10 meses, así que aún no pierdo las esperanzas de que mis hijos tengan el mismo color de ojos y ninguno se frustre (mi hermana del medio aún conserva su trauma por no tener ojos celestes, es cierto que tal vez mi mamá alimentó ese trauma, pero a mi me da miedo que alguno de mis hijos vaya a sufrir por semejante pavada!).
Y qué les voy a decir, yo soñaba con tener dos nenas. Pero el hijo varón fue un deslumbramiento. Bah, no. Más bien diría yo que Emilio fue una sorpresa inesperada (y estoy segura de que lo hubiera sido de todas formas si fuera nena). Por la paz que tiene y que transmite, por su infinita confianza en su pequeño mundo (el tipo no le tiene miedo a nada ni a nadie!), por la lactancia que seguimos disfrutando después de pelearla mucho (lo logramos Emilio!!!!), por dormir de noche sin rom-per-las-bo-las (eso fue un regalo del universo!).
Ahora está contentísimo jugando a mis pies. Agarró el tacho de comida la gata, lo revolea y lo va a buscar. Se mata de risa. Transmite una alegría increíble. 
Yo creo que los segundos hijos son un flash. Porque realmente uno tiene dudas de si va a querer al segundo como quiere al primero. Y esas dudas se desvanecen cuando el bebé nace, ni siquiera te lo preguntás, que se yo, se da naturalmente.


Y sigo maravillada de todo lo aprendido en estos años, en toda la riqueza que te aporta ser mamá. 
Guille rompió el mundo en dos, hizo que toda mi vida se reformulara, me dejó adelante de mi sombra y solo yo tenía que elegir si quería verla o no. Elegí verla y sin bien fueron años difíciles, de muchas cosas replanteadas, también fue un crecimiento inmenso. Emilio trajo, simplemente (y nada menos!) la alegría. Y nos la merecemos :)

Felices 9 meses mi amor. Estamos muy contentos de que estés entre nosotros ♥

19 comentarios

  1. Hermoso todo, Emilio, su alegría y tus palabras. Felicitaciones a todos. RE LINDO!

    ResponderEliminar
  2. Tu bebé es precioso! te felicito. Es hermoso lo que contás de él. Tengo una sola hija y siempre pienso que no sería capaz de querer a un segundo hijo tanto como ella, lo cual cualquier mamá de más de un hijo me desmitifica. Con lo que decís me queda más en claro que el segundo hijo ya no te genera todo ese shock que implica recibirte de mamá y empezar esa otra vida que apareja. Por lo tanto supongo que se disfruta más.

    ResponderEliminar
  3. Abrí la sección de los comentarios con la idea de escribir "lo mismo que las chicas mas arriba" jajaja Precioso, Hermoso ... todo, Emilio, lo que escribis, las fotos, el blog, tu crecimiento, tus palabras tan sinceras, todo ...

    ResponderEliminar
  4. Qué bonitas palabras las que dices, Luisi, y que verdad... aunque no tengo nada más que una hija, ni se me ocurre pensar que cuando tenga el segundo será un querer diferente o inferior. Ambos salieron de ti!! y es maravilloso poder disfrutarlos a cada minuto. Sobre Emilio nada que añadir, solo que es uno de los bebés más lindos que he visto en mucho tiempo ♥ Felicidades, pequeñín!!

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo post que escribiste!!. Se notan felicidad y paz en tus palabras. Es disfrutar la vida, la de todos los días...

    Besos
    (ese gordo es divino!!!!)

    Marta

    ResponderEliminar
  6. Que bellisima entrada! Mi Dios lo que logra un hijo... lo que logran dos!! Bellos, Emilio y Luisina... Transmitís alegría en cada palabra, se siente en cada renglón..

    ResponderEliminar
  7. Felices 9 meses Emilio!!!! Sos un sol, siempre alegre, siempre luminoso!!!
    Felices 9 meses a los cuatro!!! Los queremos mucho!!!

    ResponderEliminar
  8. Hermoso!!! El y lo que escribiste!! Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta este niño, y su crecimiento como sus palabras, he de decir que es guapísimo como la hermanita!

    ResponderEliminar
  10. Pero que facherito que te salió Emi! Jajaja, los dos son re lindos Luisi!!!

    Felices 9 meses para el chiquilín correcaminos!

    ResponderEliminar
  11. Yo siempre digo que el primer hijo te enseña , te abre el mundo a cosas inesperadas, el segundo te reafirma te concreta te trae paz y esa alegría de saber que el camino de la maternidad tiene sus momentos difíciles pero es hermoso. Me encantó todo lo q escribiste cada palabra explica muy bien lo q también siento yo con la maternidad de joaquín. Beso y te felicito x estos hermosos 9 meses. Ara

    ResponderEliminar
  12. que hermoso Luisi, uno de mis grandes miedos de tern otro hijo... pero ahora creo que no sera posible, muy a mi pesar. Creo que esos ojitos van a quedar en azul. Mi hermana tiene ojazos azules y yo no, pero despuès de madurar algunas cuantas cosas no sufro por eso;-)

    ResponderEliminar
  13. Luisi, como te entiendo! Ojalá yo pudiera escribir así las cosas! Nuestra Amanda también nos pillo desprevenidos. Con su pachorra usuario dormir a pierna suelta, sin llantos ni excesos de teta, sonriendo y atenta al mundo. Tan diferente a su hermana que es un volcán adorable, pero volcán! :-) Sra. También que nosotros lo vivimos diferente no? Incluso cuando están en la barriga, creo que en mi primer embarazo no hice otra cosa que pensar en mi bebe todo el tiempo.. Cn el segundo solo me deje llevar y hasta me olvidas alguna vez de que estaba embarazada. Digo yo qu e esa tranquilidad y experiencias previas tienen que llegarles un pod ni? Que os...
    Emilio es tan adorable, me encanta su forma de mirar y todas sus sonrisas, que lindo que trajera esa alegría anhelada! Si! Muaks,

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que debe estar buenísimo cuando esas cosas tremendas (de hermosas, de movilizantes, etc) que tiene la maternidad, no las estás viviendo por primera vez. Yo no sé si tendría un segundo, pero sí creo que me gustaría... como decirlo, vivirlo otra vez y distinto. Un poco lo que vos contás.

    ResponderEliminar
  15. Que bellas palabras Luisi!! las siento y me emocionan. Gracias por compartirlas, que lindo esta Emilio, Felicidades!
    Romi

    ResponderEliminar
  16. gracias! mil gracias a todas por sus palabras tan lindas ;')
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. Hermosa madre, hermoso hijo...hermosa hermana mayor y hermoso padre...Maravilla de entrega los 4!!! Qué lindo todo lo que puede llegar a resignificar un segundo hijo...En mi deseo ya lo espero hace tiempo..El universo dirá...Gracias por compartirte siempre!!! Te abrazo!!!

    ResponderEliminar
  18. Ay luisina! que lindo! Tal cual todo lo que pusiste! Los segundos hijos vienen a traernos todo eso que ni esperábamos. Y qué diferente todo a lo imaginado, cuanta fuerza en su personalidad cuánta confianza en "su pequeño mundo"! Tu Emilio se parece a Mi Siro a esa edad. Agarrate!

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.