QUOTE


Y fue un fuerte vendaval...

27 agosto 2010

Hoy hace diez años que murió mi vieja. Diez años es mucho tiempo, ¿no? Casi una vida. U otra vida para ser más precisa. Todo cambió tan vertiginosamente desde ese agosto a este que a veces tengo miedo de que se me olvide. Ando metida para adentro y con un resfrío tardío generado por mi alergia crónica y por esta fecha que se me vino encima.
Mi mamá murió de cáncer de colon. La habían operado de un tumor en los intestinos dos años antes. Después de la operación, le habían diagnosticado un tratamiento oncológico preventivo por un año porque no habían encontrado metástasis. La prepaga que teníamos en ese momento se negó a cubrir el tratamiento y conseguimos hacerlo en el Hospital Provincial de Rosario. Cuando vas a un hospital público y tenés obra social o prepaga, la institución le factura el tratamiento a la obra social. Y como la prepaga no quería pagar de ninguna manera, para ellos fue un revés que a nosotros se nos ocurriera acudir al hospital. ¿Cómo se manejan? Lamentablemente en forma mafiosa, como muchas cosas en mi país :( El oncólogo de mi mamá era íntimo amigo del gerente de la prepaga y consiguió que "milagrosamente" mi mamá fuera dada de alta. No tengo pruebas fehacientes, son supuestos, pero que acortaran un tratamiento preventivo de 1 año a 6 meses justo cuando a la prepaga le empezaran a llegar las facturas del hospital, es más que sugerente. ¿Si me acuerdo del nombre del médico? La verdad, no. Durante mucho tiempo juré que iba a contar esta historia en todas partes, después comprendí que era una causa perdida que solo me quitaba energía a mí y decidí olvidarlo. Tanto que lo tengo bloqueado porque no me acuerdo del nombre del médico. 
Como era de esperarse, la enfermedad volvió. Y con ella el miedo, el sufrimiento y la oscuridad. Es una enfermedad dramática porque atraviesa a la familia. Fueron años durísimos para nosotras. En el medio murió mi papá, de otro tipo de cáncer y eso aceleró aún más el deterioro de mi mamá. La prepaga nuevamente se negó a pagar el tratamiento, pero esta vez ya sabíamos de la existencia del Plan Médico Obligatorio. Este plan exige a obras sociales y prepagas de Argentina el cumplimiento de ciertos tratamientos y enfermedades específicas. Todo lo que está en el PMO debe ser cubierto TENGAS EL PLAN QUE TENGAS. Los tratamientos oncológicos están incluídos. Lamentablemente, los tiempos de la justicia no se condicen con las necesidades de un enfermo de cáncer y las prepagas juegan con estos tiempos y por eso se niegan a cubrirlo a pesar de estar obligados y te obligan a recurrir a la justicia. Si demoran los papeleos, seguramente logren que el enfermo muera antes de que salga el fallo a su favor. Con mi mamá tuvieron éxito, claro. En una de las audiencias en la defensoría del pueblo uno de los representantes de la prepaga nos dijo en la cara -con mi vieja presente-: "¿Para qué quiere hacerse esa operación si usted es un paciente terminal?" 
Tener que mostrar los dientes en el medio de tanta desesperación te deja marcado. Hacía tanto que no contaba esto que se me hunde el pecho. Peleamos tanto, pero tanto -solas, no teníamos plata para abogados- que tres meses después de la muerte la prepaga nos "devolvió" treinta mil dólares. Eso, claro, no solucionaba nada. Apenas saldaba algunas deudas de las que nos quedaron.
Esta no es la única perspectiva que tengo acerca de la muerte de mi mamá, claro. No creo que los culpables hayan sido los de la prepaga, tal vez se moría igual, porque creo que ella misma se dejó arrastrar hasta la enfermedad. Pero al menos se hubiera ido un poco más en paz, sin tanta preocupación por las deudas que quedaban y por nuestro bienestar económico. Para mi vieja quedábamos las tres solas con mi abuela a cargo y supongo que todos esos días que pasó con el cuerpo vivo a medias era su manera de esperar definiciones para irse en paz. 

Ese mediodía de hace diez años, abrazada a mi abuela en el piso del baño, le rogué que no se muriera ella también, que al menos esperara tres años. Murió tres años después y recién ahí se empezó a cerrar el ciclo de la muerte para que viniera la vida. Y por suerte, vino.


25 comentarios

  1. se me han saltado las lágrimas, y tengo un nudo insoportable en la garganta, mi padre también murió de cancer de colón hace 12 años.También tuvimos un víacrucis hospitalario. Un abrazo reina.

    ResponderEliminar
  2. Ay Luisi te mando una abrazo fuerte fuerte.

    Me emocioné al final, que magia la de tu abuela.

    Un beso grande,

    Pao

    ResponderEliminar
  3. lo releí y me lloré todo...

    gracias chicas, sé que son cosas fuertes...convoco a los fantasmas y sale esto...

    ResponderEliminar
  4. Qué historia, Luisi...
    Lo que contás de las prepagas, de terror...
    Qué bueno es (bah, me parece, desde mi limitada visión de las cosas) que hayas visto que a veces hay causas perdidas que nos quitan energía...
    Nunca más justo este tema de Fito :S
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Luisi tengo el corazón chiquito de leerte ... mi papi bello se hizo luz hace 3 años, le diagnosticaron cáncer de colón pero él tan obstinado dijo q de eso no se moría y se me fue en un infarto 2 meses después ... te mando un abrazo de Oso ... solo te puedo decir que cada día lo quiero más!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me produjo mucha tristeza leerte, no sólo por lo que contás sino porque me recordó algo muy parecido que viví con mi papá el año pasado, cuando lo operaron. Mi viejo falleció este año y la forma de conducirse del médico, con respecto al dinero, fue mafiosa total.

    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  7. Besos y cariños!
    quedó el pecho apretado y la cara llena de lágrimas

    Ayer, la mamá de un amigo (que falleció este año) se preguntaba si tendrían TV allá arriba y su amiga le contestó - por supuesto que tienen tv! El detalle es que sólo les pronen programas sobre nosotros así que de vez en cuando tenemos que sonreir! ♥

    ResponderEliminar
  8. Luisi, te mando un abrazo de los fuertes!!!

    ResponderEliminar
  9. Fuerza!! se nota que estás trabajndo mucho con vos y tu historia y cada vez se siente como llenás de luz todos tus rincones. Gracias por compartirlo. Me sumo al abrazo de oso.
    Romi

    ResponderEliminar
  10. Luisi,
    Te mando un abrazo enorme... Me conmueve tu relato hasta las lágrimas...
    Hace tres años, y tras muchos años de lucha moría mi tía de esa enfermedad que no puedo ni nombrar... También llorando le pedía (hoy pienso, que egoísta!) a mi abuela, que no me deje sola, que no se vaya con ella... Mi abuela fue apagándose de a poco, ella por suerte conoció a mi Veri... y estaba super pendiente de mí y de mi tesis (siempre me ayudó a hacer la tarea :))... Hace un mes entregué la tesis, ella ya no podía hablar pero pudo oirlo... a los dos días se fue... Para mí esas cosas no son casuales...
    Me siento hermanada en tu relato... te mando un beso enorme... me encanta leerte

    ResponderEliminar
  11. creo que contar nuestras historias, es una manera de sanar nuestras heridas...
    besos luisi y q estes bien

    ResponderEliminar
  12. Que tristeza lo que contas y que impotencia...pero me parece que escribirlo asi descarnadamente ayuda mucho a seguir sanando. Un beso!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola chicas, muchas veces me he preguntado si era necesario contar esto, pero es que a veces siento que corro el riesgo de olvidarlo...y es fuerte pensar en que cosas así puedan olvidarse o que perdamos fragmentos de eso que nos ayudó a ser quiénes somos.
    También sé que para el que llega aquí es complicado decir algo y también es complicado irse sin decir nada...pensé en dejar cerrados los comentarios, pero no es mi estilo. Así que gracias por leerme y por la delicadeza y el acompañamiento en los comentarios. Es una muestra más del espacio que se construyó acá :)
    Yo estoy bien, hace bien sacarse las cargas de encima...sobre todo la carga esa de tener miedo de olvidar...

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  14. Luisina, cuando apareció esta entrada huí.
    Después la lei de a tramos. Y despúes toda de un tirón.
    Es que este hecho que relatás no sólo es muy fuerte sino que marca un hito en tu vida.
    Lo mismo sucedió conmigo cuando murió mi papá.
    Algo se derrumba y no es un alguito. ES ALGO, mucho. Por suerte, a partir de ahí también empieza una construcción.
    Por lo que te leo, creo que hay mucho construido.
    Y sirve, hablar, contarlo, revivirlo. Porque sana el corazón con agujeritos.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  15. Abrazo gigante. No puedo decir nada mas.

    ResponderEliminar
  16. Luisi, se me han rodado las lágrimas y tengo un nudo en la garganta. Me llegaron hasta el corazón tus palabras. Eres un persona llena de luz. Te mando un abrazo super fuerte y todo mi cariño. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Creo que eres tan valiente Luisina!

    Un beso, y gracias.

    ResponderEliminar
  18. Luisina los recuerdos hermosos de tus papás jamás se van a ir!! Esos son los que valen y los que hay que atesorar.

    ResponderEliminar
  19. Luisi,

    Yo te dejo otro abrazo muy muy fuerte... gracias por esto que nos compartes!

    ResponderEliminar
  20. Luisi, que post ta emotivo...y que fuerza la de tu abuela!!!

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  21. Preciosa, gracias por compartir tanta intimidad con nosotras/os. Te mando mil besos.

    "Hay que sacarlo todo afuera como la primavera...para que adentro nazcan cosas nuevas"

    Belén R.

    ResponderEliminar
  22. Luisina, me sumo al abrazo. Me emocionó mucho también. Cuantas cosas estoy viendo que tiene que ver con médicos sin escrúpulos, con intereses egoistas. Me duele pensar en las causas perdidas de antemano. Pero fué muy sabio de tu parte agarrarte de la vida y los recuerdos queridos.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  23. Parece un poquito tarde, ya se. Este post lo lei el dia que lo hiciste, pero mi compu es muy perra, y tu blog un poco pesado para ella, y me suele demorar como hasta quince minutos abrir la ventanita de los comments, si es que no se me cierra todo en el camino...
    me acuerdo que al instante se me vinieron todas las palabras que queria decirte, y bue, no pude, y en FB no daba, es otra cosa, no?
    Mi papa hubiera cumplido años el 26/8, o sea, el dia anterior. El murio hace 14 años, una semana exacta antes de que naciera Ana,cuya fecha de parto en realidad era para el 20/7. NAcio el 3/8. Se atraso/me protegio una semana. Supongo que pasarlo con ella en la panza fue mas facil que con ella en la teta.
    Es increible como todo gira, todo da vueltas, todo se enrosca a veces, y si no, los circulos crecen y se agrandan y cada tanto, vuelven a pasar por el mismo lugar....
    Besos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Con lágrimas en los ojos también te escribo porque consigues conmoverme. Y enojarme también. Vivo en un país en el que somos TAN AFORTUNADOS de tener una sanidad pública universal QUE FUNCIONA y además casualmente trabajo en ella. Y si, hay muchas cosas que arreglar en este sistema sanitario español nuestro, pero muchos de nosotros cuando lo utilizamos (y sobre todo cuando lo mal.utilizamos) y lo criticamos sin ninguna información ni perspectiva no nos damos cuenta de lo afortunados que somos. Cuando alguien se pone enfermo sólo hay que preocuparse de la persona y de su enfermedad y no de lo que va a costar o si tendrás que elegir entre operar al abuelo o dar de comer a tus hijos...
    Como tantas cosas en la vida no valoramos lo que tenemos. Es una lástima.

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.