QUOTE


Tener dos años

02 mayo 2010

¿Cómo andamos por acá con los "terribles" dos años?
O todavía no llegaron, o esto está siendo bastante diferente. No puedo explicarles lo feliz que me siento teniendo una hija de dos años. Me atrevería a decir que esta es una de las mejores etapas que hemos pasado. No sé si es que a mi ya se me fue la melancolía del puerperio o es que Guille es "una santa". No sé, lo que sé es que lo estoy disfrutando muchísimo.
El jueves pasado fuimos por primera vez solas al centro de mi ciudad. Parece raro, pero es que a mi no me gusta mucho ir al centro por el ruido, los autos, la cantidad de gente, las calles angostitas, así que evité llevarla a Guille todo lo que pude, con ella prefiero ir al parque o a la plaza, pero el jueves tenía que ir sí o sí. 
Tomamos el colectivo y nos bajamos por una calle tranquila a retirar una remera que había comprado por internet. Después seguimos caminando hacia el Monumento a la Bandera y ahí tomamos la zona peatonal. ¡Guille se caminó todo! Estaba deslumbrada, señalaba a los adolescentes que venían cantando y me contaba cosas en su idioma. Eligió unos mosaicos específicos para caminar y no me soltó de la mano :)
Después nos comimos un tostadito y yo me tomé un café. Salimos y había un artista callejero interpretando un espectáculo con marionetas ¡muuuuy dulce! Nos quedamos a mirarlo y le dimos las moneditas. Hicimos algunas pequeñas compras y volvimos a casa en colectivo. Guille venía cantando y mirando por la ventanilla. La pasé tan bien. Fue tan lindo que quería compartirlo y guardármelo escrito :)
Claro que no siempre es así, de vez en cuando se frustra un poco y revolea todo o se tira al piso. Pero le dura muy poquito y son cosas puntuales que estoy empezando a saber anticipar (antes no sabía hacerlo).
En dos semanas hizo una evolución increíble en el habla, pero sobre todo en la comunicación. No usa muchas palabras pero se hace entender absolutamente todo. Es impresionante.
Estamos en una etapa muy linda :) en donde todo fluye naturalmente, en paz.

9 comentarios

  1. Me has recordado cuando Saul, mi hijo mayor estuvo por los dos años, fue hermoso, porque es vivir y disfrutar su independencia... también fue un respiro poder hacer tantas cosas, juntos y mucho mas relajados los dos. =)

    Ahora Joel anda por el año y 10 meses, es de un carácter un poco distinto, mas fuerte, pero vamos bien, veremos que pase. Creo que como empieza a comunicarse mejor, se frustra mucho menos. (aun no habla, pero le entendemos casi todo)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo Luisi, siempre lo supe, para variar es un mito más, la diferencia y para los que quizá los llaman "terribles" es que vienen hermosos cambios y se asoma la personalidad, comienzan a decidir y a expresarse, lo más lindo es que ellos ni se dan cuenta, se vuelven tan espontáneos, ahora es que viene un mar de satisfacciones! que las disfrutes Luisi!!!! Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hay Luisi me pusiste melancólica, me hiciste acordar a mis primeras salidas con Juampi al centro (de la misma ciudad jeje)...

    Tal cual describís. Cómo disfrutábamos!!!!
    Y no es que ahora no disfrute, porque ahora me atrevo a salir con los 3 en cole, compramos cositas y siempre terminamos en Mc Donals, pero ahora es como que (a pesar de que no salgo demasiado) se me hizo costumbre, entonces ya no se disfruta tanto...

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Acá yo otra vez pero sin recomendaciones sino propio interés porque el título y luego al leer la entrada es un reflejo de alguna que otra salida con mi hija, a pasitos de los 2 añitos y tan grande a la vez.

    Solo quise postear porque me estoy dando cuenta que ayer te dejé en la entrada anterior una invitación que por donde me doy cuenta que vivís ahora no creo que puedas acercarte..
    Para Rosario la invitación es el día Sabado 15 de mayo a las 10 hs. en la plaza Pringles (Córdoba y Paraguay) en apoyo para que salga la ley de infertilidad. Gracias!

    ResponderEliminar
  5. No se si es cierto o solo un mito lo de los terribles 2 años, lo cierto es que nosotros estamos disfrutando al 100 por ciento esta etapa. Para mi, desde que nació es la etapa que más me gustó. Germán ya tiene un vocabulario muuuuuyyyyy amplio y se puede mantener una pequeña conversación con él. Cuando el papá regresa de trabajar él le cuenta lo que hizo en todo el día. Te puede comtar un cuento con ver las imágenes, ya sea porque lo recuerda o porque inventa (interpretación libre) sobre lo que ve. Nos sorprende con la capacidad para memorizar que tiene, ya que recordar y recitar los díalogos de las publicidades o canciones del Discovery Kids.
    Yo amo esta etapa, pero también es cierto que hace sus buenos caprichitos ¿qué niño no los hace? me los hace la de 15 ¿por qué no habría de hacerlos el de los terribles 2?

    ResponderEliminar
  6. Hola Lu: te cuento que el comentario a nombre de Esteban&col es mio, pasa que mi cuñado estuvo en casa y quedó logueada su cuenta y cuando comenté no me di cuenta. Besitos

    ResponderEliminar
  7. Vamos por la misma etapa con la nena Luisina! Es exquisito como se comunican, expresan y deciden!!
    Andamos en las nubes!! :)

    ResponderEliminar
  8. Hola a todas!!! Perdón que abandoné comentarios, blog...todo. Lunes y martes son fatales para mí porque trabajo mucho....pero bueno ahora me queda el resto de la semana para mí y mi familia :))

    Sí es así lo que noto...que Guille está re compinche, es fácil salir a pasear...no quiero decir "me obedece" porque no es ese el espíritu de mi post...más bien diría que nos "acompañamos" en serio...nos "seguimos" sin que implique renunciar a algo por parte del otro...eso es lindo, lindísimo.

    Gracias por aporta sus experiencias chicas!!! Siempre ayuda escuchar a otros :))

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Estás en una edad preciosa, aunque con ataques de genio también, pero vale tanto la pena!!!!

    Es genial redescubrir el mundo a través de nuestros hijos, no crees?

    Un besote!

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.