QUOTE


La respuesta está soplando en el viento

04 julio 2009


Foto: Treyevan (Flickr Creative Commons)
El tema de la pandemia de Gripe A en Argentina ha puesto de manifiesto, más que nunca, el hecho -insólito desde mi punto de vista- de que los lugares para nacer sean los mismos en donde la gente muere o se enferma. Sí, claro que el hecho del nacimiento está irremediablemente unido a la muerte, ya que vida/muerte son partes indisolubles de un proceso.

Pero, ¿cómo podemos aceptar tan fácilmente -casi como si fuera natural- que nuestros hijos nazcan en lugares repletos de virus intrahospitalarios y de gente enferma? Lo más increíble es que una de las cosas que escucho cuando se habla de parto en casa es la pregunta "¿Pero cómo alguien va a tenerlo en la casa?¿Y los gérmenes?¿Y la suciedad? ¡No! El sanatorio es estéril..." Por estos días vemos cómo nos han hecho creer esto, lo han naturalizado a tal punto que todos creemos que lo mejor es ir a parir a un sanatorio.

Tal vez es hora de pensar y proyectar lugares nuevos. Espacios en donde las mujeres puedan dar a luz sin correr este tipo de riesgos, sin exponer a bebés recién nacidos a lugares poblado de gérmenes que sí constituyen una verdadera amenaza. Y no necesariamente tendría que ser el hogar. También podrían existir "casas de maternidad" o centros en donde sólo hubiera nacimientos, como de hecho los hay en otros países. Así, al menos, nos sacaríamos de encima el problema que se ha generado por estos días en Argentina: los sanatorios están desbordados por la epidemia de Gripe A y las mujeres que dan a luz en dichos centros se exponen -tanto ellas como sus bebés, claro- a contraer la enfermedad.

Pero no, el paradigma del parto medicalizado sigue ganando la batalla. Y a su paso, arroja más muertes de las que se contabilizan en los partos respetados. Basta con leer las estadísticas para darse cuenta de ello. Y como mujeres, seguimos exponiendo nuestros cuerpos al maltrato y al abuso. ¿No ha llegado el momento de cambiar el paradigma?


"La respuesta mi amigo, está soplando en el viento"

Bob Dylan

5 comentarios

  1. Bueno, ésto siempre fue asi.
    Ahora porque la palabra del dia es la gripe A
    Pero siempre parimos en el mismi lugar donde otros mueren, a mi cuando me llevaron en silla de ruedaa en el sanatorio laprida a la sala de partos, me dejaron estacionada en frente de terapia intensiva, la puerta estaba abierta una mujer viejita gritaba de algun dolor... horrible! suerte que enseguida me vinieron a buscar!

    Y despues cuando tuve mi bebe en neo, tuve que pelear con medio sanatorio porque le pusieron de vecino de incubadora un bebe con bronquilitis, al que sacarba a cada rato para aspirar y pobrecito angelito no hacia mas que toser y desparramar virus! y ellos pretendian que mi bebe prematuro saliera a ser amamantado al mismo tiempo....


    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No, Vane. No "siempre". Este es un paradigma bastante nuevo en la historia de la humanidad. En realidad hace más o menos desde la década del 50' del siglo XX que el parto empezó a ser medicalizado...y de ser un acto rpivado y familiar...se lo llevó a los sanatorios. Ese es justamente el error, el de pensar que siempre fue así ;-)
    Igualmente...ni siquiera propongo que todos los partos se realicen en casa, porque habrá un pequeño porcentaje de cesáreas necesarias o de epidurales necesarias...y eso no se puede hacer en casa. Por eso estaría bueno que hubiera lugares exclusivos dedicados a los nacimientos, no?
    Terrible lo de Neo...
    Beso!

    ResponderEliminar
  3. Lui, es muy cierto que con tanta cosa dando vueltas en un hospital, sería más acertado el tratar de buscar un lugar mas "libre de gérmenes".

    Pero no se si por ejemplo, yo tendría mi hijo en mi casa. Más que nada porque en el hospital uno se siente más seguro en caso de alguna urgencia.

    Debería haber un lugar neutro, totalmente de acuerdo.

    Veremos cuál es el paradigma futurista...

    Besito

    ResponderEliminar
  4. Hola Flor! Yo también pensaba como vos...creía que en el sanatorio me iban a proteger..y resulta que sucedió TODO lo contrario, por eso sé que si tengo otro hijo voy a hacer todo lo que este a mi alcance para que no me vuelva a pasar.
    Claro que para convencerme de que las cosas debían ser de otra forma, primero tuve que leer e informarme mucho...dejar de lado prejuicios que estaban muy arraigados en mí, miedos que tenía que sacar para afuera. Si leés el artículo que se llama "Del cochecito a los brazos de mamá: mi llegada a la crianza con apego" (está linkeado en la última columna a la derecha, arriba de todo en mi blog), vas a ver que yo también tenía muchos prejuicios...pero mi punto de vista fue cambiando. También era de las que decía: "Claro, en Holanda todos tienen una ambulancia en la puerta de la casa"....cosas por el estilo, después me fui dando cuenta de que estaba equivocada...pero ya te digo, primero hay que pasar por todo ese camino.
    Igualmente, pienso que el parto respetado debería practicarse en todos los centros sanitarios (no solo en los partos domicialiarios), y que los lugares de nacimiento deben ser distintos a los lugares en donde la gente muere o se enferma...incluso aunque los partos no fueran respetados :( estos debería ser así, no?
    Besos!!!

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.