QUOTE


El puerperio y la vuelta al trabajo

16 junio 2009

Hace casi un año volvía al trabajo después de mi licencia por maternidad. No sé cómo lo hice y mucho menos me acuerdo qué fue lo que hice. Tengo borrados los nombres de mis alumnos del año pasado. Recién ahora, leyendo mis posts del foro en el que escribía, puedo recordar algunas cosas. Guillermina tenía 3 meses y medio. Desde el primer día decidimos que se quedaría por la mañana con David. Las dos tardes que yo trabajaba en ese momento la cuidaría Mirtha, mi suegra.

Sé que me fui tranquila: Guille estaba siendo cuidada por su familia, estaba en buenas manos. Pero así y todo no pude evitar el desgarramiento. Apenas podía concentrarme. No creo que haya sido una buena docente en ese momento. Así, los perjudicados de las cortísimas licencias por maternidad somos varios: principalmente la díada mamá-bebé, pero también aquellos que dependen del trabajo que hacemos. Una puérpera necesita silencio, calma, bebé en brazos, libertad para fluir. Y el mundo del trabajo es otra cosa, y es otra cosa en serio, eso lo sabemos todos. Esto escribía en el foro el 22 de junio del año pasado:

"Hola chicas! Tanto tiempo....la verdad es que tuve una semana complicada y ahora que ya empecé a trabajar creo que se me va a hacer difícil seguirles el ritmo....jejeje. La verdad es que el comienzo estuvo mucho mejor de lo que yo esperaba...pero cómo la extrañé por diossss....me sentía re sola cuando, en realidad estaba rodeada de un montón de gente (mis alumnitos: había tarea profe!, mengano me tira el pelo!, me escondieron la lapicera!, puedo ir al baño?, no entiendo!....y ese tipo de cosas durante tres horas con cada curso...por dios, después de tanto silencio me volví re loca...no los quería escuchar másssss). La sala de profesores era peor...había una mala onda terrible por las cosas que están pasando en el país....si hablo de eso me pongo peor , así que opté por ponerme a pavear con unos compañeros, firmar una moción de paro (el sueldo es bajo y vale la pena luchar para que nos aumenten...pero entre nosotros chicas: yo quiero estar en casa...jejeje). Bueno....igual no estuvo tan malo, lo malo es que después de todo un día de trabajo hay que llegar, hacerse cargo de la casa y de un bb chiquito y es bastante agobiante....puffffffff".


En ese momento yo no entendía por qué sentía esa incomodidad tan profunda con mi trabajo. Pensaba que estaba mal sentirme así, que no podía ser. No entendía por qué yo no estaba ansiosa por volver al mundo del trabajo, como la mayoría de las mujeres que conocía en ese momento. Y eso aumentaba mi angustia.

De todas formas seguía pensando que "trabajar, salir, dejar al bebé un rato" eran cosas que realmente me iban a hacer bien. Así que lo hice, me ofrecieron un reemplazo por 12 horas que implicaba dos tardes completas enteras afuera de casa, aparte de las otras dos tardes que ya trabajaba. Volvía llorando de esa escuela todos los días y en varias ocasiones tuve que hacer un esfuerzo enorme para no llorar delante de los chicos.

Así el mundo seguía su rumbo y yo me incorporaba a él. Y mi puerperio, aunque ya llevábamos 4 meses transitándolo, no se instalaba del todo. Yo no dejaba que se instalara, tenía un miedo terrible a conectarme con eso, a ver lo que iba a ver.

Pero un día dije basta. Largué el reemplazo y me zambullí de lleno en la oscuridad de mi alma, y lloré y pensé y recordé y renací. Finalmente renací. Fue un camino durísimo. Darme cuenta de que lo que necesitaba era replegarme, quedarme en casa, trabajar lo mínimo. Pude hacerlo, pude elegir y estoy feliz de haber tomado esa decisión y de que mi marido me apoyara en todo. Ya algún día contaré todo mi puerperio y cuál fue el detonante máximo por el cual logré conectarme conmigo misma. Por ahora solo esta reflexión acerca de lo duro que es para una mujer puérpera volver al trabajo. Porque del silencio y la conexión con tu bebé salís a un mundo que siguió su curso, que no paró un momento y que hace de cuenta que vos sos la misma que salió de licencia por pre parto 4 meses antes.

También fue desconcertante (lo es aún hoy) el hecho de ver que, a pesar de estar en un ambiente mayoritariamente femenino, en donde casi todas mis compañeras ya han tenido hijos, no me sentí "acompañada". Todo lo contrario, me encontré con un montón de mujeres viviendo su maternidad "a los ponchazos", saliendo al mundo lo antes posible "porque hace bien" y recomendándote que hagas lo mismo. Incluso he escuchado a más de uno diciendo: "Si la licencia era más larga, yo enloquecía". Claro, de eso se trata el puerperio, de enloquecer y de que alguien nos cuide en ese desvarío.

Agradezco a mi alma por haber sentido esa terrible incomodidad y permitirme volver al lugar del que no debí salir en estampida. Seguimos caminando.

9 comentarios

  1. que dificil que es luisina!
    mi suegra cuando escucha hablar de estos temas: puerperio, angustia del 8º mes, depre post parto, etc, me dice que ella no vivio nada de eso, que en su tiempo no existia eso, claro solo ver a mi cuñada sus traumas, sus miedos, etc y te da una idea de lo que fueron sus primeros años....
    no entiendo a esas mujeres que se van contentas a su trabajo con la frase: ufff me desconecto por 8 horas.....como hacen? yo no pude ni creo que pueda...
    que bueno que pudiste elegir no?
    besos

    ResponderEliminar
  2. Y si Lu es asi, lamentablemente en este mundo masculino se nos empuja a volver a trabajar 'porque hace bien' MINGA! a quien le hace bien llorar todos los dias del desgarro que es no estar con tu bebe??? Yo pude arreglar medio dia por 5 meses mas despues de los 3 y ahi la pilotee, pero cuando tuve que volver full time me queria morir!!! No eso no era para mi, 'ya va a pasar', 'te vas a acostumbrar', no me quiero acostumbrar!!! quiero vivir, sentir mi puerperio y la primer infancia de mi hija! Y asi fue como decidi renunciar. Yo creo que la mayoria de las mujeres no se permiten vivir el puerperio, sumergirse en la sombra, les da miedo, por eso ven en el trabajo un refugio, una lastima, porque es una oportunidad unica que tenemos las mujeres para reconectarnos con nostras mismas. Besotes y me encanta tu blog, ya te lo dije.

    ResponderEliminar
  3. Ahi Lu!!!, qué cierto es todo lo que escribís!!!, con mi hijo mayor estuve hasta que entró al jardín, porque recién comencé a trabajar, pero mi beba solo hasta los 4 meses y medio, y eso porque estuve haciendo trabajo de oficina en mi casa por mes y medio. Pero sí, cuesta y mucho irse, lamentablemente en estos momentos no puedo "elegir" quedarme en casa, ya que no se trata de privarme de algunas cosas, sino que simplemente no nos da, porque por ahora yo gano más dinero que mi esposo; que si pudiera dejar el trabajo privándome de cosas lo haría sin dudarlo. Actualmente desde niñas te meten la idea de que tenés que tener una profesión y trabajar; yo tenía esa meta, cuando tuve a mis hijos toda esa mentalidad cambió; siempre le digo a todos que me gustaría vivir en los tiempos de antes, cuando la mujer sí o sí se quedaba en casa. Creo que se me hizo muy largo jejeje. Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Gise: yo tampoco entiendo a esas mujeres, sobre todo porque en el trabajo yo me canso muchísimo!!! Y llego a casa destruída...

    Paola: sí, completamente de acuerdo ¡Minga que hace bien! jeje. Y todas las frases que decís también tuve que escucharlas. Hace poco una compañera se reincorporó de su licencia...todos le decían esas frases, cuando nos quedamos solas me acerqué muy suave y le dije cómo me sentí yo, que uno no se acostumbrad, etc., etc...la mina huyó espantada!!! Entonces? qué me queda por pensar...¿tanto nos pueden manipular? No me meto más...jaja.

    Sheilita: sí amiga, te entiendo. Mirá, la situación económica es todo un tema. Yo estoy muy acostumbrada a trabajar solo para sobrevivir...durante varios años de mi vida viví sola con un sueldo mínimo y comiendo arroz blanco todas las anoches. Y sé que no quiero volver a eso porque sufrí muchísimo. Por eso, si en algún momento tengo que salir a trabajar por más horas...lo voy a hacer. Tampoco nos sobra, pero sí puedo decir que tenemos lo esencial Y también uno tiene que saber que hace lo que puede con lo que tiene....Pero qué difícil que es volver no? concentrarse en eso que uno esta haciendo, eh? A mí aún hoy me cuesta muchísimo!!!

    Besos chicas!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Luisina, paso a visitarte por primera vez.
    Tenés toda la razón en lo que decís, yo si pudiera me quedo en mi casa el mayor tiempo posible. No tengo la suerte de ser madre y te cuento que la búsqueda se está haciendo eterna, pero sin ser madre puedo saber que disfrutar de tu bebé es lo más en la vida. Felicitaciones por la decisión!

    Me quedo por aquí dando vueltas, eh!
    Besito.

    Flor

    ResponderEliminar
  6. Hola Lu: debo reconocer que yo no tenía ni idea de puerperio, angustia del 8º mes, depresión post parto y mucho menos lo que era dejar al bebé para volver al trabajo. Cuando tuve a las chicas no trabajaba. Luego me separé y supe lo que es volver muerta del trabajo a ocuparse de la casa, ver si habían sido hechas las tareas escolares, la comida, etc, etc, etc. Asi por 9 largos años hasta que formamos pareja con Maty y tuvimos a Germán. En ese momento mi suegra me contó de la angustia del 8vo. mes, el puerperio y demás temas relacionados. Por suerte estaba ella para explicarme un montón de cosas que no sabía que eran o lo que me pasaba.
    Yo creo que si tuviera que dejar a mi hijo para salir a trabajar me moriría de miedo, angustia y lloraría mucho. Ni hablar de lo que es volver a casa muerta después de estar todo el día fuera y tener que cocinar, acomodar juguetes y estar con Germán que tienen muuuuchas energías.
    Así que puedo entender lo que sentiste vos, Sheikita80, Paola y Gisela. Y creo que esas mujeres que dicen que si la licencia era más larga enloquecian es porque no se conectan al 100% con sus bebés, no lo disfrutan al máximo, de otra manera no querrían despegarse de esa personita.

    ResponderEliminar
  7. Si, creo que puedo entenderlas a todas..aunque en realidad nadie entiende del todo excepto esa misma persona que esta pasando por ese momento en particular. Vuelvo a trabajar despues de mi licencia el 1 de julio. 7 meses de licencia: 105 dias por maternidad y 120 de excedencia. Pude elegir quedarme en casa con mi bebe esa excedencia hasta sus 6 meses. Grcias a mi maridoq ue me apoyo en todo para poder quedarme en casa. Pero se me hace terrible separarme de él!!! El puerperio se me hizo y hace muy dificil, estoy tan cambiante que a veces no me reconozco y hago o tomo decisiones que no son de lo mas afortundas y eso me hace sentir pesimo.
    Por suerte encontre una chica excelente, que estudia profesorado de preescolar para que cuide a mii bebe mientras no estoy en casa. Trate de llevarlo a un jardin y hui despavorida cuando lo dejaron llorar una hora entera en una cuna "porque se tiene que dormir solito". Eso es practicamente imposible par un bebe que duerme con sus papas. No me lo querian entregar hasta que me enoje y me lo dieron rapidito y me vine a casa. Por arte de Dios y del destino aparecio Micaela, encantadora, que me hace mas llevadera la vuelta al trabajo. No quiero volver a trabajar pero tengo que hacerlo. Las mujeres tenemos terribles presiones para volver a trabajar "sin culpas", lo mio no es CULPA, es AMOR por mi hijo y la necesidad de estar con el todo el dia. En fin...quizas algun dia podremos tener beneficios como los paises nordicos cuando una mama quiere quedarse en casa para ccuidar a su bebe.

    ResponderEliminar
  8. Bienvenida Flor! Que pases unas lindas vacaciones :) y es mi deseo que no tengas que esperar taaaanto tiempo más!!! TODO va a salir bien, ya sé que la buena onda no embaraza a la gente, pero al menos ayuda al espíritu sentirse acompañado! Besos ;)

    Nancy: cien por ciento de acuerdo en todo lo que decís. Creo que el tema del puerperio profundo (desde el cual aprendemos y nos hacemos personas distintas) se va instalando lentamente en la sociedad. Estamos demasiado acostumbrados a la búsqueda del embarazo como algo romántico (sin dificultades, sin demoras, ideal), al embarazo romántico e ingenuo (comprar ropita, poner los zoquetitos del niño en nuestra panza, sacarnos fotos) y a un puerperio que pareciera que nos "exigen" vivir para afuera...cuando en realidad deberíamos replegarnos un poco y ver qué necesidades tenemos nosotras y nuestros bebés. Hay que empezar a preguntarse sobre todas estas cosas, cuestionar lo que nos han enseñado.

    Vero: sí, es cierto eso de que cada díada mamá/bebé lo vive de manera diferente y no deberíamos juzgar a nadie. También es cierto que hay muchas mamás que no tienen la posibilidad de cuestionarse las cosas...de hecho yo empecé a cuestionarme muchas cuestiones demasiado tarde...pero agradezco haber tenido esa oportunidad!!
    Qué horror lo que contás de ese jardín!!! Me muero :( Y encima no querían darte a tu hijo? pero quiénes se creen que son...ay dios mío, estas cosas me ponen muy mal :(
    Y creo que elegiste la mejor opción...mirá, siempre va a haber iregos...aunque lo dejes con un familiar vas a tener miedos, dudas, se te va a apretar el corazón, pero yo también contrataría a alguien para que lo cuide. Mirá, la verdad es que es durísimo volver...no te puedo mentir (sería contradecirme), pero vos hiciste todo lo que podías: pediste la excedencia y disfrutaste a tu bebé todo el primer tiempo, y eso tenés que valorarlo MUCHO.
    Un abrazo grandísimo y todo mi apoyo desde acá :)

    Besos chicas :))

    ResponderEliminar
  9. Luisi! Hace mil años que quería entrar a dejar un comentario en esta entrada que me emocionó muchísimo y me dejó pensando hasta ahora.
    Me encantó la claridad, Luisina y la honestidad. Gracias gracias gracias,
    Lau

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.