QUOTE


Centenario y los miedos

01 agosto 2010

Hace un año, cuando David finalmente aceptó que deseaba otro hijo, me sentí sumamente feliz. Incluso lo compartí acá. Es que nosotros habíamos planeado una familia de tres. Pero cuando yo vi a Guille por primera vez, en el quirófano, ya sabía que quería otro hijo.
Durante todos estos meses que pasaron, no estuve tan segura. Y ahora me doy cuenta de que estoy aterrada ante la posibilidad de otro hijo. Tengo diez mil miedos distintos. Desde los típicos que tenemos todas las mamás, hasta aquellos con los que nos enfrentamos las que ya sabemos que estaría bueno tener otro. A veces pienso que es que no lo deseo, pero después me doy cuenta de que en realidad lo que tengo es pánico. Miedo de pasar esos primeros meses horribles que pasé cuando nació Guille, miedo de que mis deseos con respecto al parto no se cumplan, miedo de que me cueste mucho atender a dos, miedo a que Guille se sienta desplazada, miedo a volver a fracasar en la lactancia (aún con toda la información que tengo) ,miedo a no dormir dos años (más!). Ya sé, estoy mencionando todos los lugares comunes que ya han leído en otros blogs. Pero necesito sacar este sentimiento afuera, ponerle nombre, expresar en palabras este miedo para ver si se diluye. 
Y a la vez, si fuera tan difícil nadie tendría otro hijo, e incluso otro más...y otro aquellos más arriesgados, eh?
Con el primero una es una inconsciente total. No sé, yo no tenía ningún miedo cuando quedé embarazada de Guille. Pero la situación ahora es distinta. Y cada vez lo dilato más. Pero sé que nunca voy a estar 100% preparada para el parto que quiero, para la lactancia que quiero, para criar a dos como quiero.
A principios del año decidí -unilateralmente- que esperaríamos a fin de año y ahora que estamos en agosto me tiemblan las patas. Eso, que estoy en una indecisión total con respecto a algo TAN importante como tener otro hijo. Y lo peor, no es que estamos en una indecisión total. 
No, ese sentimiento es sólo mío.

*el título de la entrada se debe a que pensábamos tener a nuestro segundo hijo este año, que es el año del bicentenario de Argentina ;-)

13 comentarios

  1. Hola Lui... decirte que te entiendo es poco... porque pasé por todas esas emociones y más...

    Al principio era la emoción de sólo pesar en otro bebé, después todos los miedos, desde pensar si era el mejor momento hasta a el clásico "lo podré querer igual que a mi primer hijo?"...
    miles de miedos... quizá más que con el primero, porque aunque una en realidad está más canchera y tiene experiencia, esa misma experiencia y toda la información que una tiene hace que una piense y se rebusque más, e invente más miedos...

    Y yo tenía, las mismas preocupaciones que nombrás vos... primero el miedo de no poder lactar, que me pasara lo mismo que con Lautaro, pero como sabía que no quería repetir la historia me informé muchísimo!, y es el día de hoy que Juani tiene 8 y medio que seguimos con teta a full...
    Y el otro tema crucial era la depre en el puerperio, yo la había pasado verdaderamente feo, por muchos meses, y en ese momento no tenía información, me sentía horrible, pensé que era una porquería de madre, etc, etc, y a pesar de saber mucho ahora del tema, por suerte, o por falta de tiempo quizás, no pasé por ninguna depresión ahora... es decir, el puerperio lógico, natural y hasta saludable te diría...

    Así que es lógico pasar por todo esto, pero te aseguro, como ya lo sabés, que es lo mejor que nos puede pasar en la vida, y todo se va solucionando de a poquito, cada miedo, cada duda se disipa en su momento justo...

    Un besote enorme!!!

    ResponderEliminar
  2. Luisina !! vamos ... respira hondo y chauuu miedos !! las satisfacciones que te dará otro hijo seguro serán mucho mas grandes que los miedos !!

    ResponderEliminar
  3. Si te sirve de ayuda mi experiéncia te diré que disfruté de mi segundo hijo 100 veces más que con el primero, con el primero no dormía y tampoco vivía, siempre intentando tenerlo todo bajo control, con el segundo ya mucho más relajada pude disfrutar y sigo disfrutando de todo, de las cosas importantes y también de las pequeñas cosas y, por esta regla de tres, supongo que el tercero traerá una experiencia mejor, pero ya no llego a tanto, jajajaja....
    Todas tus preocupaciones desaparecerán cuando le veas la carita, ¡animo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Luisi, pues qué te digo...yo ando más o menos con los mismos miedos o bastante parecidos, la diferencia es que en realidad no siento ninguna prisa por embarazarme de nuevo. Cuando me embaracé de mi hijo lo hice hasta que todo el ser consciente y subconsciente me lo estaba pidiendo, por cada espacio y poro de mi piel!
    Si hubo miedos, inseguridades, incertidumbres y demás, pero hasta que yo no sienta ese mismo intenso llamado, no pienso embarazarme de nuevo.
    quizá no sea el momento, cuál es la prisa?
    Ahora que si de verdad deseas un segundo bebé y crees que sólo es temor lo que te detiene, pues siempre sirve echarse un gran clavado adentro, a lo interno para ver si esos miedos son una llamada a detenerse o a crecer y trascenderlos con información, apoyo, fé y mucho amor.
    Tan fácil opinar desde afuera no?
    Jejejeje.
    Abrazos y bendiciones Lusina, tú sabrás quá hacer y lo harás bien :)

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo, yo pienso casi igual que vos cada decisión :) Evalúo los pro, los contra, los miedos, las alegrías...ufff...pero creo (desde mi punto de vista!) que estaría bueno (vos vas a decir: ahhh, vos porque lo ves desde afuera!) darte la posibilidad de otro hijo (y de un hermanito para Guille) porque todo lo que viviste con Guille, todo lo que aprendiste, todo lo que pudiste descubrir de vos misma, etc., etc., te va a ayudar muchísimo! Creo que el miedo de que el primer hijo se sienta desplazado, de no poder querer al segundo como al primero son generalizados por casi todas las madres que buscan un segundo hijo! Y de no poder con dos, bueno...yo creo que vas a poder :) Yo a veces veo mujeres con mellizos o con familias numerosas y le digo a mi marido: "bueh, no se la ve tan destruida, se ve que se puede".
    Ahh, vos tenés el libro "Dormir sin lágrimas" para pasarme por mail?

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Resumiste lo que me pasa en un par de renglones. Te entiendo taaanto. Me encantan los chicos, siempre dije que tendría tres o cuatro. Los últimos años de mi vida des que nació la gorda los disfruté, los viviría millones de veces, quizá mi miedo es a que no todo salga tan bien, y a como sería la vida de mi familia con otro bebé más. Ya ves con muchas udas, aunque mi tema no es el parto, ni la lactancia, digo y si el otro llora y no duerme por todo lo que no lo hizo su hermana mayor? Estoy dispuesta a dejar todo lo que dejé antes? Y sobre todo: Cómo voy a hacer con el trabajo y dos hijos?

    ResponderEliminar
  7. Todos los días, aunque no quiera, aparece un ratito en que me torturo con el tema.

    Quedé embarazada sin quererlo, no tomé esa decisión de "ok, vamos a tener un hijo", me parece lo más difícil del mundo... Y veo como pasa el tiempo, y mi hijo es grande y no tiene un hermano que lo acompañe (es tan lindo tener hermanos). Me pesa montones, pero la verdad, no me siento sicológicamente apta para otro, no hay caso.

    Ay Luisina! este es un tema tan sensible... Cuando quedé embarazada de Gui, mi gran miedo/problema fue decirle a mi mamá (me acuerdo y me duele la guata), después de eso todo fue feliz(tampoco qué bruto qué feliz), porque ya me había sacado eso de encima. Los miedos de ahora no son mayores, pero igual no soy capaz de saltármelos.

    Uf!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Te entiendo todo, pero aún así creo que vos pensás demasiado las cosas.
    Como que mucho intelecto en donde tiene que haber cuerpo.

    Vamos Luisi! vamos que quiero conocer al hermanit@ de la Guille!

    :)

    ResponderEliminar
  9. Hola chicas :)
    Gracias a todas por darme su opinión y contarme sus experiencias...
    Yo sé que es una cuestión de cuerpo y razono mucho...y no puedo parar de razonar y eso me da aún más miedo...es un círculo vicioso ser rebuscada ;-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Luisina:
    Como sabes tengo 3 bbs , de 1 año 4 meses entre ellos de diferencia . Para todos es una locura, veo a los demas con cara de espanto cuando me ven con mis 3 bbs, mas mi sobrinito:
    ( 2 NIÑOS DE 3 AÑOS Y MEDIO, 1 NIÑO DE 2 AÑOS Y MEDIO Y LA BB DE 10 MESES).
    Me considero una mujer tranquila, no grito, no soy de cabrona jajaj.
    (eso tiene su lado malo) pero mi primer embarazo, parto, lactancia, fue todo nuevo , sin experiencia ,llena de miedos , pero bello.
    y cada vez que tenia otro hijo se hacia mas facil, menos llanto, mas juego , mas sabiduria, sabia lo que querian...no habia espacio para el NO entendimiento.
    Mis hijos no son niños quietos, ni obediente, eso me agota, pero entre ellos juegan un monton , a las 20:00 hrs se duermen como guerreros ,hasta el otro día a las 8 que despiertan con mucha energia. Mi clave; los horarios, rutinas, y no dejar que los demas se metan . Y asumir que uno no es la mujer 10, siempre hay que dar espacio a la sorpresa y al optimismo.
    !!!Un abrazo cariñoso!!!

    ResponderEliminar
  11. En cuanto ví el positivo de mi segundo embarazo, no sabía si alegrarme, llorar o ponerme a temblar... era un embarazo buscado. Pero una cosa es imaginarse con tener un segundo hijo y lo otro es darse cuenta que la cuenta atrás ya ha empezado.
    Miles de ideas te pasan por la cabeza, tanto buenas como malas, miles de miedos se apoderan de ti... pero en el momento en el que tienes a esa personita en tus brazos, todos esos miedos se disipan. No sabes como, pero sabes que saldrás adelante, que si tu madre ha podido, tú también. Sabes que harás lo que haga falta para hacer feliz a ese nuevo ser al que le has dado la vida.

    Y no te niego que pases unos meses con cierto, mucho, descontrol, pero al final es cuestión de organización, y en cuanto le pillas el truco, la cosa anda más controlada.
    Cierto que hay días de todo, pero al fín y al cabo.... ¿quién quiere una vida perfectamente cronometrada? Hay que dejar espacio a la improvisación... aunque a veces sea un auténtico quebradero de cabeza.

    Yo hay días en los que creo que aún me falta un tercero, otros en los que pienso en como se me puede pasar por la cabeza... pero sólo el tiempo dirá que acabará pasando. Nunca hay que descartar nada.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  12. Gracias por el "aliento" jaja...increíblemente después de escribir la entrada se liberaron algunos de mis miedos :))

    ResponderEliminar
  13. Luisis, no te preocupes de los miedos es normal. Yo la pense mucho para tener a Sofia. Que si tendre tiempo, que si la querre igual, mas o menos que Alejandro, que si Ale se sentira desplazado, que si podre dar de lactar esta vez, etc. Luego dije ya tiene que ser el 2009 si o si para salir embarazada por que se me va el tren (eso de estar cada vez mas cerca a los 40 como que no es la voz, jeje).

    Supongo que es normal sentirse asi. Lo bueno de tener un segundo bebe es que esta vez si estas preparada para todo.

    besos!!!

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.