QUOTE


Plan B

05 agosto 2009

¿Qué consejos me hubieran servido a mi para que mi lactancia fuera como yo la deseaba? Esta pregunta me la he hecho muchas veces y las conclusiones fueron varias, pero creo que hay algo que hubiera sido parte de la solución que necesitaba en ese momento: tener un Plan B. Es que en mi caso llegué a la lactancia muy segura con la frase "alcanza con que confíes en tu capacidad de amamantar, con que confíes en vos misma". Claro, es que yo en el momento en que tuve a Guillermina en brazos, no sabía ni quién era "yo misma" y ahí empezaron las primeras dificultades. Para colmo siempre fui autosuficiente y me pareció que no iba a necesitar ayuda. Y cuando la necesité, demoré bastante en pedirla. Y cuando me la ofrecieron, dejé pasar la oportunidad, pensando que iba a poder solucionarlo sola.
Claro que la brevedad de mi lactancia tuvo otros factores: no vi a mi hija por dos horas, en neonatología le dieron una mamadera, estuve desconectada de mi hija por varios días, el pediatra no colaboró en nada, etc. Pero estoy segura de que si hubiese sabido que iba a necesitar ayuda y que por mucho instinto que uno tenga suele haber dificultades en el inicio de la lactancia, las cosas hubiesen sido mejores.
Por eso, esta es mi experiencia y mi consejo para todas las chicas embarazadas y las que tienen a sus bebitos recién nacidos: confíen en su instinto, sepan que todas tenemos leche y que es el mejor alimento para nuestros hijos, pero tengan un Plan B preparado. Construyan redes desde el embarazo, concurran a grupos de apoyo a la lactancia, consigan el teléfono de alguna asesora - de alguien que pueda ir a su casa a ver si el bebé está bien prendido- y asegúrense de que el pediatra elegido sea pro teta.
¡Y feliz lactancia!

Si tenés dificultades con la lactancia materna, no dudes en buscar información y apoyo en los siguientes sitios:

2 comentarios

  1. muy interesante tu reflexion, gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
  2. Cuando tuve a Karen no tuve no tuve tiempo de tomar siquiera el curso de preparto ya que se adelantó el nacimiento. En el sitio donde la tuve no vino ni un pediatra a hablarme de la salud de mi hija, menos una puericultora que me ayudara a dar los primeros pasos en el amamantamiento. Pero todo resultó muy bien, creo que fue puro instinto. Cuando llegó el nacimiento de Mika hubo otras prioridades, su salud, pero otra vez estuvo el instinto y la experinecia adquirida con Karen.
    Con Germán fue todo distinto, a pesar que el estaba en terapia, siempre estuvo presente una puericultora que me aconsejó y ayudo a estimular la bajada en el lactario para poder pasarle esa leche a mi bebé por sonda y una vez que estuviera bien poder darle el pecho sin ningún problema.
    Besitos

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.