QUOTE


En el aula, soy feliz

11 septiembre 2014

En unos días se cumplen 11 años del día en el que abrí por primera vez la puerta de un aula como profe. Era una escuela de adultos, una "nocturna" y yo estaba muerta de miedo (como cada marzo). Adelante estaban sentadas las señoras mayores, amas de casa que no habían podido terminar la secundaria 30 años atrás y ahora se tomaban revancha. Atrás, los pibes que un par de años antes el sistema había expulsado de una trayectoria escolar "normal". Algunos se lo tomaban más en serio que otros, pero todos querían el "título", la acreditación que les dijera que ellos sabían X cosas. Para los más jóvenes era la posibilidad de un trabajo mejor, para los más grandes, la certeza de ponerle un punto final a algo que habían postergado. Fue todo aprendizaje, sobre todo para mí, que tenía 24 años y no entendía mucho cómo se construía un mundo diferente dentro del aula. Sí, lo había estudiado, el "sujeto pedagógico" y mil cosas teóricas más...pero nada me servía de mucho, no podía poner nada de esa teoría en mi relación con mis alumnos, no entendía cómo hacerlo.
Pasaron algunos años, dejé de trabajar con adultos por los vericuetos del sistema y me enfrenté a lo más temido: los adolescentes. Difíciles esos primeros años. Todo un camino. A veces, el choque es tan brutal que te hace querer salir corriendo. Hay años más fáciles que otros y lo cierto es que los docentes no dejamos todo atrás cuando entramos al aula, no, entramos con nuestros problemas, nuestras angustias y alegrías, nuestras noches sin dormir cuando tenemos bebés en casa, nuestros conflictos matrimoniales y demás. Y los chicos tampoco entran vacíos al aula, vienen con sus cambios y sus peleas con los padres y el hermanito más chico que nació y los abuelos que empiezan a morirse. En el mejor de los casos, son problemas pequeños, en el peor, sacudidas fuertes. 
Y en el medio de todo eso, hay que aprender y hay que enseñar. Y me agoto de solo pensarlo, pero sin embargo lo sostengo cada día.
Hace un tiempo, sostenía que el docente se hace en el aula. Y lo sigo pensando, ¡claro! Creo que no hay profesorado ni universidad que puedan enseñarte a ser docente, es casi como ser mamá: te pueden contar mil cosas, pero la experiencia es única y sólo uno puede vivenciarla y decir si te gusta o si es para otro. Entonces, sí, el docente se hace en el aula, pero también junto a sus compañeros. Cuando tenés a tu alrededor gente a la que le gusta ser docente, la vida y la profesión se te facilitan un montón. Porque, créanme, si no te gusta la docencia, es una pésima idea ser docente :P
No sé si la escuela sirve o no sirve (ni siquiera puedo pensar en algo tan complejo como decidir eso), pero sigue siendo un lugar de encuentro social para dos generaciones y en ese encuentro se condensan un montón de cosas. La labor cotidiana es pequeña y enorme al mismo tiempo, muchas veces es dolorosa y hasta solitaria. Y cada vez me importa menos si saben o no saben acerca de la importancia del movimiento romántico en la literatura argentina, pero sí me importa que sepan que los adultos también somos vulnerables, que nos caemos y nos levantamos cada día, que las profesiones no son trayectorias lineales en donde "siempretegustaloquehacés", pero que sí vale la pena buscar tu camino (aunque te lleve 30 años) para hacer lo que amás. 
Y para mí el aula es un lugar feliz, aunque a veces grite y me frustre porque no les importa el movimiento romántico (¡es importante chicos!) o la arbitrariedad del signo lingüístico (más importante aún).  
En  el aula soy feliz porque ahí construí mi lugar para crecer. 

6 comentarios

  1. como dice acá arriba, feliz de leerte con esta entrada tan real. No soy docente ni creo que hubiera sido una buena idea serlo. Sí pasé por algunas pequeñas experiencias áulicas y lo disfruté mucho, pero con casos muy puntuales. Respeto y admiro un montón a las personas que hacen del enseñar un oficio, una dedicación, una pasión. Y está bueno que a tus alumnos les toque alguien así, que tiene la capacidad de reflexionar sobre cómo hace lo que hace.
    feliz día!
    PD: agrandame el tamaño de fuente del blog please!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, si, tengo pendiente agrandar la fuente, yo tampoco llego a leerla! :P

      Eliminar
  2. SI SI SI Y MAS SÍ! bien grande grandote que soy felíz en el aula Luisi! yo empecé hace casi 15 añitos y muerta de miedo como estaba ya con mi primera pisada en el aula supe que ahí tenía que estar, que ese era mi lugar! Y dejé casi de pintar (no tenía los peques aún dejé yo porque quise o los pinceles me dejaron a mi, no sé! la cuestión es que ya no sentía necesidad urgente de comunicar por ahí, que comunicar ya era sí o sí en el aula), Y aún me sigue pasando (si es verdad que la tarea diaria es muy dura y que no siempre se siente "feliz" ni con la satisfacción de "tarea cumplida") pero aquí estamos, en el aula (y ahora también en mi taller otra experiencia de enseñanza bien distinta a la del aula y que, yaya paradoja, me devolvió a mis pinceles!), así es la vida, a veces muy "circular"...Destaco lo que decís de los colegas, los compas del día a día IMPORTANTÍSIMO! y el COMPROMISO lo más importante 8que se ve que vos tenés!!!) . Muchas felicidades Luisi! ♥

    ResponderEliminar
  3. Al igual q vos soy Profe de Lengua y Literatura....un camino hermoso la mayoría de las veces! Intento transmitir como vos el amor por la Literatura, por el arte, mostrarles eso que la tele no muestra (tanto) y que a veces sus papás no les legaron...Lo que agota, al menos acá en Prov de Bs As. es el sistema!! Dios!!! Medidas horribles, tanto ausentismo docente...poco compromiso por todos lados...bufff, 16 años de antigüedad se me notan, jajaja! Pero coincido con tu post! El aula es lo más!!!!

    ResponderEliminar
  4. que fantástico Luisina, te confieso que este anio casi sigo tus pasos y me hago docente. Claro, no de lengua. Pero cuando estaba en pleno puerperio, recién, recién parida y pensaba en volver a mi trabajo pensé que cuando tenía 17 quería ser maestra. Creo que es un trabajo fantástico, es crecer con tus alumnos, y si fuera algún día docente trataré de ser de esos que quedan luego en la memoria adulta.

    ResponderEliminar

Feliz de leerte :)

De amor y de casualidad. Todos los derechos reservados. © Maira Gall.